El Estado se prepara ante el intento de Tsunami Democràtic de boicotear las elecciones

Los radicales llaman a celebrar actos culturales y políticos en la jornada de reflexión y se teme que ocupen colegios como en el 1-O

Disturbios callejeros en Barcelona el 18 de octubre, coincidiendo con la huelga en protesta contra la sentencia del Supremo
Disturbios callejeros en Barcelona el 18 de octubre, coincidiendo con la huelga en protesta contra la sentencia del Supremo

redacción / la voz

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se preparan para afrontar unos días complicados en Cataluña, sobre todo el fin de semana electoral. El Gobierno mantiene desplazados a esa comunidad alrededor de 2.500 policías y guardias civiles con base en otros territorios, además de por la visita de los reyes lunes y martes a Barcelona, por el temor a que el independentismo radical intente bloquear las elecciones del domingo.

La plataforma Tsunami Democràtic, calificada de «organización criminal» por la Guardia Civil, intenta desafiar al Estado llamando a desobedecer a la Junta Electoral Central. A través de sus redes ha propuesto que el independentismo se organice para celebrar actos culturales, políticos y festivos desde las cuatro de la tarde del sábado, jornada de reflexión, hasta las diez de la noche con el objetivo, dicen, de «reclamar al Estado español a que reflexione». Pero a pocos se les escapa que es la misma estrategia utilizada en el 2017 para ocupar los colegios, entonces con actos culturales y festivos de familias que se prolongaron hasta el día siguiente, cuando llegaron las urnas para el referendo ilegal. 

Desvirtuar las urnas

Por eso, fuentes policiales no descartan que, además de actos para el día de reflexión, se estén preparando más actividades de boicot electoral para el domingo de los comicios. Se trataría de amedrentar a los electores para que no acudan a votar y poner en un brete a Mossos d’Esquadra, Policía Nacional y Guardia Civil que han de velar por la seguridad de las instalaciones y el acceso a ellas.

El plan diseñado por las fuerzas de seguridad se pondrá por ello en marcha con antelación. Comenzará el viernes día 8 una vez que concluyan las actividades en los centros que serán sede de los colegios electorales. Para evitar que los independentistas radicales los ocupen, la planificación incluye que agentes policiales los custodien con casi 48 horas de antelación. El programa de intervención pasa una vez más por la cooperación entre fuerzas de seguridad y, por tanto, por el cuestionado consejero de Interior, Miquel Buch, y, por ende, por el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

En cuanto a la jornada reflexión, existen antecedentes de movilizaciones que fueron vetadas por la Junta Electoral Central. En el 2004, declaró contraria a la ley al (Loreg) las concentraciones del 13 de marzo contra el PP para pedir explicaciones por los atentados del 11M, justificando que el derecho de reunión «se ve modulado durante el desarrollo de la campaña electoral». Y con motivo de los comicios de mayo del 2011, que ganó Rajoy, prohibió una manifestación del movimiento 15M.

Sin embargo, el caso de una manifestación en Andalucía en el 2008 por el Día de la Mujer, también en jornada de reflexión, fue avalada por el Tribunal Constitucional en sentencia del 2010 porque su capacidad de influir en el electorado «era remota».

Comentarios

El Estado se prepara ante el intento de Tsunami Democràtic de boicotear las elecciones