Junqueras cumple dos años en prisión y renueva el desafío secesionista al Estado

Asegura que el separatismo «ganará la partida» y acusa a la Justicia y al Gobierno de usar la «violencia estructural» y de actuar «movidos por el orgullo y la venganza»

2 de noviembre del 2017. Oriol Junqueras llega a la Audiencia Nacional para declarar. Ese mismo día ingresó en prisión provisional
2 de noviembre del 2017. Oriol Junqueras llega a la Audiencia Nacional para declarar. Ese mismo día ingresó en prisión provisional

Redacción / La Voz

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras (Barcelona, 1969), cumple dos años en la cárcel. Durante estos 24 meses, solo ha abandonado el centro penitenciario para asistir en mayo del 2019 a la constitución del Congreso de los Diputados y para acudir a las sesiones del juicio por el 1-O en el Tribunal Supremo.

El diario de corte independentista Ara publicó este sábado una entrevista con Junqueras realizada en el locutorio de Lledoners, desde donde el dirigente separatista, lejos de mostrar síntomas de arrepentimiento por los delitos de sedición y malversación por los que ha sido condenado a 13 años de cárcel, redobla su desafío al Estado: «Estamos a media partida y no tengo ninguna duda de que la ganaremos nosotros. La prisión es una fase más en este camino hacia la libertad. Pero la independencia de Cataluña es un proceso irreversible».

Oriol Junqueras se proclama cristiano militante. Pero no hay en sus palabras dolor de los pecados ni propósito de enmienda. Al contrario, se confiesa «orgulloso de estar en prisión por poner las urnas» y arremete sin compasión contra la Justicia y el Gobierno central, a los que, pese a la separación de poderes, mete en el mismo confuso saco del «Estado». Un Estado que, según Junqueras, «es capaz de cualquier cosa» porque actúa «movido por el orgullo y las ganas de venganza». Así, ante la cuestión de los disturbios callejeros registrados desde el 14 de octubre en Barcelona, el exvicepresidente de la Generalitat emite una tibia condena -«hay cosas más útiles que quemar un contenedor», sostiene-, para añadir a continuación que «hay cosas mucho más violentas» como los porrazos policiales o la «violencia estructural» de un Estado que Junqueras se propone «desmontar».

El líder de ERC, que además de la pena de cárcel tiene por delante 13 años de inhabilitación, también ataca sin contemplaciones al presidente del Gobierno en funciones y candidato socialista, Pedro Sánchez. Para Junqueras, se trata de un «hooligan españolista». «Ha decidido pactar con el PP y hacer la gran coalición contra Cataluña», sentencia.

En su opinión, el máximo dirigente del PSOE «no tiene ni ideología ni principios». El pope separatista acusa a Pedro Sánchez de «hacer suyo el discurso de la derecha». «Sánchez se está riverizando para conseguir cuatro votos», disecciona. Un análisis que contrasta con lo apuntado hace unos días a La Voz por Inés Arrimadas (Ciudadanos), que diagnosticó que el presidente «se ha podemizado».

No es tan locuaz Oriol Junqueras sobre su relación con el prófugo Carles Puigdemont. «Nos intercambiamos mensajes», glosa desde Lledoners.

Comentarios

Junqueras cumple dos años en prisión y renueva el desafío secesionista al Estado