Los Mossos blindan Barcelona frente a las protestas contra la visita del rey

Los CDR y Arran inician sus movilizaciones con una «cacerolada antimonárquica»

Manifestantes independentistas en las calles de Barcelona
Manifestantes independentistas en las calles de Barcelona

Redacción / La Voz

El secesionismo desenfundó esta noche su cacharrería para protestar contra Felipe VI, que este lunes inicia su primera visita oficial a Barcelona desde la publicación, el pasado 14 de octubre, de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O. Alentados por los CDR y Arran (las juventudes de la CUP), unos dos mil independentistas se acercaron a las inmediaciones del Hotel Juan Carlos I, donde está previsto que la familia real se aloje estos días, para hacer sonar su descontento con una «cacerolada antimonárquica».

Secesionistas y constitucionalistas compartieron sin mayores incidentes las aceras al otro lado de las vallas que protegían los dos puntos de la avenida Diagonal señalados por los radicales como estratégicos para boicotear la presencia de Felipe VI en Barcelona: el Hotel Juan Carlos I y el Palacio de Congresos de Cataluña, situados en un mismo bloque de edificios y a solo unas manzanas de la zona universitaria y el palacio real de Pedralbes. A las ocho y media de esta tarde, cuando los separatistas aún no habían comparecido a su propia cita, frente al cordón policial se contaban apenas media docena de entusiastas que, enarbolando banderas de España, expresaban su apoyo a la familia real. Desde detrás del vallado, un espectacular despliegue de los Mossos, con decenas de furgones y agentes antidisturbios, contemplaban la apacible escena mientras el helicóptero de la policía autonómica sobrevolaba el lugar. 

Corte de tráfico en la Diagonal

La presencia de los manifestantes, muchos de los cuales llegaron hasta ese punto caminando por la calzada desde otros barrios, provocó el corte de tráfico de la avenida, una de las principales arterias de Barcelona. En plena operación retorno tras el puente de Todos los Santos, la Guardia Urbana se vio obligada a ofrecer accesos alternativos a los conductores.

Los concentrados, que tuvieron que conformarse con ver de lejos el Palacio de Congresos de Cataluña y el Hotel Juan Carlos I, dejaban descansar a ratos sus sartenes y cazuelas para entonar su repertorio de consignas contra la monarquía: «Fuera, fuera, fuera la bandera española», «Cataluña no tiene rey» y «Fuera el Borbón».

La principal manifestación de rechazo a la presencia de los reyes en Barcelona es la convocada para la tarde de este lunes frente al Palacio de Congresos, donde a partir de las 18 horas presidirán, junto a la princesa de Asturias y la infanta Sofía, la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Girona. Tanto los CDR como las juventudes de la CUP han llamado a la ciudadanía catalana a sumarse a esta revuelta callejera bajo el lema «Ni rey, ni miedo».

Sin embargo, las concentraciones se adelantaron a la tarde de este domingo, tras circular por las redes la noticia -que en ningún momento fue confirmada por la Zarzuela- de que el rey iba a llegar a Barcelona con 24 horas de antelación para evitar los posibles boicots a sus desplazamientos por la capital catalana y garantizar así su presencia en los actos programados. La cacerolada se dirigió al Hotel Juan Carlos I, lugar donde los convocados pensaban que ya tenían previsto dormir esta noche los miembros de la familia real. El objetivo, según anunciaban a través de sus canales de difusión habituales, era provocar el insomnio del monarca. 

Los acampados

A la convocatoria de los CDR y Arran se sumaron entidades separatistas como Pícnic por la República y la asamblea de estudiantes que organiza la acampada frente al edificio histórico de la Universidad de Barcelona, en la Gran Vía. Los acampados abandonaron sus tiendas durante unas horas y marcharon desde el centro de Barcelona hasta lo alto de la Diagonal, donde se sumaron a los elementos más radicales del separatismo para expresar cacerola en mano su repulsa a la visita de los reyes.

Celebración del décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona 

Los reyes, la princesa de Asturias y la infanta Sofía presidirán este lunes y este martes en Barcelona los actos de celebración del décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona, título que ostenta la heredera al trono. Estas dos jornadas conmemorativas arrancan este lunes, a las 18.00 horas, en el Palacio de Congresos de Barcelona, donde la familia real asistirá a la entrega de los premios de la fundación. Esta ceremonia tiene lugar por segundo año consecutivo en la Ciudad Condal, adonde se trasladó en el 2018 por motivos de seguridad. Entre los galardonados en esta edición figuran el matemático Xavier Ros-Oton, la empresaria Maria Jammal y el escenógrafo Rafael Rodríguez Villalobos. Los actos organizados con ocasión del décimo aniversario de la Fundación Princesa de Girona continúan el martes, a partir de las 9.30 horas con la jornada «El talento atrae al talento», en la que participarán expertos en comunicación y redes sociales, emprendedores, intelectuales y líderes en diversas áreas de conocimiento.

Comentarios

Los Mossos blindan Barcelona frente a las protestas contra la visita del rey