Detener el «brexit», la promesa electoral de los liberaldemócratas británicos

Su líder Jo Swinson descarta apoyar a Corbyn como primer ministro

Jo Swinson presentó ayer la campaña de los liberaldemócratas
Jo Swinson presentó ayer la campaña de los liberaldemócratas

Cancelar el brexit y poner fin así a las interminables negociaciones con Bruselas. Esta es la primera promesa que el Partido Liberal Demócrata ha hecho a los votantes británicos de cara a las elecciones del 12 de diciembre .

«El brexit ha ido muy lejos y ha costado más de lo que nadie habría previsto, pero cualquier forma de brexit dañará nuestra economía y nuestros servicios públicos, por ello los liberaldemócratas le pondremos un freno y usaremos los 50.000 millones de libras (54.000 millones de euros) que recibiremos [de seguir en la UE] para invertirlos en nuestros servicios públicos», afirmó la líder de la formación, Jo Swinson, ayer en Londres, al presentar la campaña electoral que arranca hoy oficialmente.

Pese a que las encuestas sitúan a este partido en el tercer lugar, con el 17 % de intención de voto, la política escocesa se mostró confiada no solo en sus posibilidades de obtener el respaldo de la mayoría de los electores sino en sus capacidades para gobernar. «Estoy absolutamente segura de que podría hacer un mejor trabajo que Boris Johnson y Jeremy Corbyn», soltó.

Veto a Corbyn

Asimismo descartó la posibilidad de apoyar una eventual investidura de Jeremy Corbyn, pese a la oferta de este de que convocará un segundo referendo sobre la permanencia en la UE de llegar a Downing Street, por considerar que «no es apto para el puesto de primer ministro» y que sus políticas económicas llevarán «al país a los años 70».

En el bando conservador continuaron las bajas. Así la diputada Anne Milton anunció que participará en las elecciones, pero no competirá bajo las siglas y colores de los tories sino como candidato independiente. Milton fue una de las 21 rebeldes a las que Johnson expulsó del partido y luego perdonó por oponerse a su estrategia frente al brexit.

Sin embargo, la baja más sonada es la del exministro de Economía Philip Hammond, otro de los sancionados por el premier, y quien anunció que no se presentará a la reelección para no tener que competir contra su partido. Hammond ha sido un acérrimo crítico de Johnson y este no lo perdonó como a otros rebeldes.

El equipo de Johnson descartó extender el periodo de transición, marcado inicialmente para diciembre de 2020, y aseguró que hay voluntad en Londres y Bruselas para alcanzar un tratado de libre comercio en un año. El primer ministro celebró ayer su última reunión de gabinete y el Parlamento disolvió la legislatura que inauguró la reina Isabel el pasado 14 de octubre. 

Comentarios

Detener el «brexit», la promesa electoral de los liberaldemócratas británicos