Lula da Silva planta batalla a Bolsonaro

El expresidente se arroga la misión de liderar la alicaída izquierda brasileña y de paso a la latinoamericana

Simpatizantes del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue  llevado en hombros durante su primer acto en libertad en Sao Bernardo do Campo
Simpatizantes del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva fue llevado en hombros durante su primer acto en libertad en Sao Bernardo do Campo

Santiago de Chile / E. La Voz

Lula da Silva volvió a la libertad, a la espera de juicio, haciendo lo que mejor sabe hacer: política. Rodeado de miles de seguidores, en su primer discurso dejó constancia de que piensa liderar a la alicaída izquierda brasileña y plantar batalla al presidente Jair Bolsonaro. «Estoy de vuelta», avisó. «Este país no merece el Gobierno que tiene. Este país no merece un Gobierno que le diga a sus hijos que mientan todos los días a través de noticias falsas», dijo, cargando contra el presidente ultraderechista.

Lula habló en la sede del sindicato metalúrgico de São Bernardo do Campo, localidad vecina a São Paulo y su cuna política, tras pasar 580 días en prisión. Sobre él pesa una condena a ocho años y diez meses por corrupción y lavado de dinero,ratificada en tercera instancia, pero no juzgada aún por el Tribunal Supremo. Esta corte decidió el jueves que los condenados no ingresarán en la cárcel hasta que no hayan agotado todos los recursos de apelación.

«Estoy seguro de que, si tenemos el ingenio, y sabemos cómo funcionar bien en [las municipales del] 2022, la izquierda de la que Bolsonaro tiene tanto miedo va a derrotar a la ultraderecha», aseguró Lula, aunque desechó la posibilidad de un impeachment contra el presidente. «Hay personas que dicen que es necesario derribar a Bolsonaro. Hay personas que hablan de juicio político. Miren, este ciudadano fue elegido. Democráticamente aceptamos el resultado de la elección. Tiene un mandato de cuatro años. Eso sí, fue elegido para gobernar al pueblo brasileño, y no para gobernar a los milicianos de Río de Janeiro», señaló.

 Lula anunció su decisión de realizar una gira por todo Brasil y de hacer un pronunciamiento a los brasileños en 20 días. No solo quiere recorrer su país. «Estoy con mucha disposición de viajar a América Latina», señaló, horas antes, en un mensaje a los asistentes a la reunión en Buenos Aires del Grupo de Puebla, la nueva instancia de la izquierda latinoamericana fomentada por el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández. «Tenemos que ser solidarios con Bolivia, con Chile, con Argentina, tenemos que ser solidarios con Venezuela», afirmó, antes de apuntar a Donald Trump: «No fue escogido para ser el sheriff del mundo».

El expresidente también atacó las políticas económicas de Bolsonaro. «No es posible que vivamos en un país en que los ricos se ponen más ricos y los pobres son siempre más pobres», lo que atribuyó al ministro de Economía, el liberal Paulo Guedes.

«No den munición al canalla»

Varios medios brasileños apuntan que Bolsonaro conocía hace semanas que existía la posibilidad de la excarcelación de Lula.

«Amantes de la libertad y del bien. Somos mayoría. No podemos cometer errores. Sin norte ni mando, hasta la mejor tropa dispara para todas partes, inclusive contra los amigos. No den munición al canalla, que momentáneamente está libre, pero cargado de culpa», pidió ayer Bolsonaro, a través de una alocución difundida por Internet. «Está suelto, pero con todos sus crímenes sobre la espalda», abundó sobre su mayor rival político.

Comentarios

Lula da Silva planta batalla a Bolsonaro