Las elecciones británicas amenazan con no desbloquear el «brexit»

May, Cameron y Johnson en el homenaje a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.
May, Cameron y Johnson en el homenaje a los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Londres / E. La Voz

La decisión de Boris Johnson de convocar elecciones anticipadas el 12 de diciembre para conseguir una nueva mayoría en el Parlamento que le permita materializar el brexit antes de enero del 2020 amenaza con fracasar por la dispersión de votos. Al menos así lo advierten las últimas encuestas publicadas por distintos diarios, las cuales indican que solo el 29 % de los británicos cree que los comicios servirán para resolver el embrollo frente al 56 % que opina lo contrario. 

¿Por qué esta visión pesimista? Los mismos estudios demoscópicos tienen la respuesta: aunque los tories siguen liderando la intención de voto, la distancia con los laboristas se acorta. Un estudio de la empresa Opinium publicado la semana pasada daba a los del premier 41 % de apoyo frente a 29 % de los laboristas, lo cual suponía 4 puntos menos con respecto a su último informe. Una encuesta de YouGov da a los conservadores 39 % frente a 26 % del partido liderado por Jeremy Corbyn. Esa pérdida de respaldos parecía ir al Partido Liberal Demócratas, los Verdes y otras formaciones minoritarias, cuyos números mejoraban. 

El baile de cifras revela que los bloques a favor y en contra del brexit están en empate técnico y cualquier desliz podría inclinar la balanza de un lado a otro. 

En la primera semana de campaña Johnson ha visto como algunos de los suyos han cometido errores que podrían costarle la victoria. Así el jefe del grupo parlamentario tory, el eurófobo Jacob Rees-Mogg, casi responsabilizó a las víctimas del incendio de la torre Grenfell de su trágico destino, por no haber salido del edificio en llamas, obviando que los bomberos les dijeron que permanecieran dentro. Tras el revuelo, tuvo que disculparse. El mismo día, el ministro para Gales, Alun Cairns, dimitió después de que se conociera que uno de sus asistentes había obstaculizado un juicio por violación. 

Pero también el premier tuvo un respiro que vino de sus adversarios. Dos exdiputados laboristas (Ian Austin y John Woodcock) llamaron a los votantes de la formación socialdemócrata a apoyar a Johnson, por considerar que Corbyn era «completamente inapropiado» para estar en Downing Street. 

La primera semana de campaña deja claro que la salida de la Unión Europea es la principal bandera de los partidos, salvo el laborista que intenta esgrimir otros temas, como la mejora de la sanidad y reformas tributarias, para atraer la atención de los votantes hartos del brexit. 

«Estas elecciones podría ser un terremoto para el sistema de partidos británicos, pues no son unos comicios normales donde los candidatos presentan planes de políticas públicas, en esta ocasión el gran tema es el brexit. 

«Estas elecciones podrían ser vistas como un segundo referendo», afirmó Carmen Beatriz Fernández, profesora de Marketing Político de la Universidad de Navarra. Los liberaldemócratas, verdes y nacionalistas galeses han formado una alianza para buscar una mayor presencia en el Parlamento y propinarle un golpe al bipartidismo imperante. El tiempo dirá sí funcionó.

Comentarios

Las elecciones británicas amenazan con no desbloquear el «brexit»