Pactos con PP y Cs o con los independentistas

Solo la gran coalición o el apoyo naranja permiten investir a Sánchez sin contar con el secesionismo

El líder del PSOE Pedro Sánchez, en la sede socialista de Ferraz
El líder del PSOE Pedro Sánchez, en la sede socialista de Ferraz

Madrid / La Voz

Con un Parlamento más fraccionado que nunca y en el que tanto el ganador de las elecciones como su potencial socio principal han reducido su número de escaños, los pactos para que Pedro Sánchez alcance la investidura y para formar un Gobierno estable se presentan aún más complicados que hace siete meses, cuando no fue posible consumarlos y las elecciones tuvieron que repetirse. En esos posibles pactos resultan claves el papel de los independentistas, de los que Sánchez dijo que no quería depender, y la posición de Ciudadanos, condicionada por la renuncia de su líder, que deja al partido en una situación de interinidad. Estos son diez posibles escenarios, nueve de los cuales permiten la investidura del líder socialista.

La gran coalición

La más estable y la más improbable. La suma de los votos del PSOE (120) y del PP (88), tanto para gobernar en coalición como para que Pedro Sánchez lo haga en solitario, permitiría una investidura en primera votación con una mayoría absoluta de 208 diputados. Esa posibilidad es casi inviable, porque para el PP supondría dejar en manos de Vox el liderazgo de la oposición por la derecha, lo que lo lastraría de cara al futuro. Tanto el PSOE como el PP han descartado ya totalmente la gran coalición.

PSOE+up+mp+erc+pnv

Mayoría absoluta. La suma de socialistas, Unidas Podemos, Más País, ERC y PNV es otra combinación que permitiría investir a Sánchez en primera votación con una mayoría absoluta de 178 votos a favor y 172 en contra, que podrían ser menos si otras fuerzas se suman o se abstienen. La fórmula serviría para un Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, aunque parece improbable porque estaría condicionado por los votos de los independentistas de ERC.

PSOE+UP+cs+MP+PNV+PRC+bng+teruel existe

Un acuerdo Frankenstein sin depender del secesionismo. Pese a sus pésimos resultados, la alianza de Cs con el PSOE daría lugar a varias fórmulas de Gobierno viables con o sin la abstención del PP. En este caso, con el voto en contra de los populares sería un pacto Frankenstein que daría a Sánchez la mayoría absoluta tanto para la investidura como para gobernar sin depender del independentismo catalán. Serían un total de 178 votos a favor y 172 en contra, pero daría lugar a un Ejecutivo muy inestable.

PSOE+Cs con abstención de PP, Navarra suma y coalición canaria

Pacto moderado sin independentistas ni nacionalistas. En este caso, sumarían 130 votos a favor, y la abstención del PP, Navarra Suma y Coalición Canaria dejaría los votos en contra en 128, por lo que Sánchez sería investido en segunda votación por mayoría simple. Sánchez podría ser elegido sin apoyarse en independentistas ni nacionalistas ni en Unidas Podemos, pero probablemente el PP exigiría al líder del PSOE a cambio de su abstención el compromiso de no hacerlo tampoco para gobernar y de aplicar una política económica moderada y una posición firme contra el secesionismo.

 

PSOE+Up+MP+ERC y abstención de PNV y Bildu

Pacto de izquierdas. Esta fórmula de toda la izquierda y ERC sumaría 171 votos a favor y, con más la abstención de los vascos de PNV y EH Bildu, dejaría los votos negativos en un máximo de 167, por lo que Sánchez podría ser investido en segunda votación por mayoría simple.

PSOE+Up+PNV+MP+PRC+BNG+Teruel existe y abstención de ERC y bildu

Pacto múltiple. Este modelo con la suma de votos de la izquierda y el PNV y pequeños partidos sumaría 168 votos a favor, pero solo sería viable si ERC y Bildu se abstienen, dejando así los votos en contra en 164. La presencia del PNV y del BNG podría facilitar esa posición.

PSOE+Up+MP+PNV y abstención de ERC, bildu, PRC, bng y teruel existe

La izquierda y el PNV. Un pacto muy factible y más simple entre la izquierda y el PNV, pero condicionado por la abstención de los independentistas de ERC y Bildu. Sumaría 165 votos a favor y 164 en contra y sería viable en segunda votación.

PSOE en solitario con la abstención de PP, Cs, PNV, MP, Navarra Suma y Coalición Canaria

La gran abstención. Sánchez sería investido con los únicos 120 votos del PSOE y la suma de abstenciones dejaría los sufragios en contra en un máximo de 118. Sería una fórmula para que Sánchez gobernara en solitario aplicando la geometría variable y la abstención del PP sería más factible al ir acompañada de la de muchos otros partidos. 

PSOE+Cs+PRC y abstención de PP y Navarra Suma

Con Ciudadanos y Revilla. Una opción posible de investidura sin contar con Unidas Podemos, independentistas ni nacionalistas para la que bastaría la abstención del PP y Navarra Suma. Conseguiría 131 votos a favor y un máximo de 129 en contra. 

Investidura sin apoyos garantizados

Repetición casi segura. Si Sánchez repite la estrategia del 24 de julio y va a la investidura sin tener los apoyos garantizados, el resultado más probable es la repetición de las elecciones.

Comentarios

Pactos con PP y Cs o con los independentistas