El nuevo Gobierno de Bolivia rompe relaciones con Venezuela y expulsa a sus diplomáticos

Unos 725 cubanos, la mayoría médicos, también tendrán que abandona el país andino

Una mujer entrega propaganda a las fuerzas de seguridad desplegadas en La Paz
Una mujer entrega propaganda a las fuerzas de seguridad desplegadas en La Paz

La Paz / E. La Voz

Bolivia rompe con Venezuela. El Gobierno de la conservadora Jeaninne Áñez, declarada presidenta interina de Bolivia, anunció ayer que venezolanos vinculados con la Embajada de Caracas en La Paz estaban «atentando contra la seguridad interna» en Bolivia, por lo que ha decretado la ruptura de relaciones con el régimen de Nicolás Maduro y la expulsión de todo el personal diplomático de ese país.

Horas antes, había anunciado también que 725 ciudadanos cubanos, en su mayoría médicos, tendrán que abandonar Bolivia, aunque, en ese caso, su salida ha sido pactada con el Ministerio de Exteriores cubano.

El Gobierno de Yáñez considera que ciudadanos venezolanos y cubanos están financiando las masivas manifestaciones en su contra, que se volvieron a repetir este viernes.

Áñez puso también en duda la participación del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales en las próximas elecciones generales, que, cuatro días después de la formación de Gobierno, todavía no tienen fecha. «El Tribunal tendrá que decidir si el MAS vuelve o no a participar», dijo. 

Paralelamente, la mandataria negocia con diputados afines a Morales para rebajar la tensión en el país. Los congresistas masistas habrían pedido que no haya persecución política y que se permita el retorno de Morales al país andino, según el portal argentino de noticias Infobae. Evo Morales ha pedido, desde México, que el papa Francisco medie en la crisis boliviana. Quien seguro estará en las negociaciones es Jean Arnault, enviado especial de las Naciones Unidas. Tiene amplia experiencia, al haber supervisado la transformación de la guerrilla colombiana de las FARC en partido político.

Comentarios

El nuevo Gobierno de Bolivia rompe relaciones con Venezuela y expulsa a sus diplomáticos