El Gobierno advierte a Esquerra de que en las negociaciones no se hablará de autodeterminación

«Ese derecho no existe», sentencia Calvo sobre la secesión

Nadia Calviño, en primer término, con Gabriel Rufián al fondo
Nadia Calviño, en primer término, con Gabriel Rufián al fondo

Madrid / La Voz

«Con ánimo y esperanza». Así se sentará hoy el PSOE en la mesa de negociaciones con ERC para explorar el apoyo de la formación secesionista a la investidura de Pedro Sánchez. Son palabras de la portavoz socialista, Adriana Lastra, que estará arropada por el secretario de organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y Salvador Illa, secretario de organización del PSC, la rama del partido en Cataluña. Por parte de los independentistas se sentarán a la mesa su portavoz en el Congreso y nuevo hombre fuerte en Madrid, Gabriel Rufián, que capitaneará un equipo en el que también estará la secretaria general adjunta del partido, Marta Vilalta, así como su presidente del consejo nacional, Josep Maria Jové, una de las personas investigadas por el 1-O tras haberle sido incautada por la Guardia Civil una pequeña libreta en la que se recogían con detalle todos los pasos que desembocaron en la proclamación de la «república catalana».

El voto de los independentistas catalanes resulta fundamental para que Sánchez pueda ser investido presidente, al necesitar al menos su abstención. Pero tras la consulta a las bases, los republicanos han puesto un precio muy elevado para alumbrar el futuro bipartito: una mesa de diálogo sin líneas rojas entre el Gobierno autonómico y el Gobierno central; «de igual a igual», concretaba Rufián en una reciente comparecencia en la que recordó que ya habían tumbado Gobiernos en Madrid.

La vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, advirtió ayer que en ningún caso su partido cederá ante las pretensiones de Esquerra para fijar un calendario de cara a celebrar un referendo de autodeterminación, porque este derecho reclamado por los separatistas «no existe», aclaró. Tampoco se mostró partidaria de establecer una mesa de diálogo entre Gobiernos, y se remitió a la comisión bilateral contemplada en el Estatuto de Cataluña reactivada por Sánchez tras su ascenso a la Moncloa.

Revisión del título VIII

Calvo sí mostró la disposición del PSOE a revisar, en un futuro, la ordenación territorial que fija el título VIII de la Constitución.

Las resoluciones aprobadas este martes en el Parlamento catalán a favor del derecho de autodeterminación, en contra de la monarquía y en contra de la sentencia del 1-O, desoyendo al Tribunal Constitucional, no han contribuido a generar un clima que favorezca el acuerdo. Tampoco parecen haber ayudado mucho las críticas de Rufián a Sánchez al asegurar que el líder del Ejecutivo solo accede a negociar debido a la posición de debilidad en la que ha quedado tras las elecciones del pasado 10 de noviembre. No obstante, Lastra eludió censurar los ataques contra su secretario general: «Lo que nos tengamos de decir lo diremos allí».

Uno de los aspectos que complican todavía más una hipotética abstención de ERC es la dura pugna que mantiene con JxCat por hacerse con la hegemonía independentista. Un sector del PP se agarra a esta tesis para pronosticar que finalmente no habrá acuerdo, y que será entonces cuando Sánchez vuelva a virar buscando una abstención de los constitucionalistas bajo la excusa de no condenar así al país a unas terceras elecciones. «¿Qué es peor, elecciones o el Gobierno que pretende montar Sánchez?», se pregunta una diputada popular de peso.

Comentarios

El Gobierno advierte a Esquerra de que en las negociaciones no se hablará de autodeterminación