Mariano Rajoy repasa su mandato: «No soy un jarrón chino»

El expresidente, que publica en breve el libro con la crónica personal de su etapa en la Moncloa, da su primera entrevista tras dejar el Gobierno


La Voz / Redacción

Mariano Rajoy (Santiago, 27 de marzo de 1955) gobernó España durante seis años y medio. Llegó al poder tras un arrollador triunfo -consiguió la segunda mayoría más holgada de la vigente democracia- en las elecciones generales del 2011. Y lo perdió tras una moción de censura en junio del 2018, tras la demoledora sentencia del caso Gürtel contra su partido, el PP. Fueron 17 días de vértigo que cambiaron el país. Después dejó la política y fue fiel a su palabra: volvió a su trabajo como registrador de la propiedad

Año y medio después de su salida de la presidencia, el gallego va a publicar un libro con la crónica personal de su mandato como jefe del Ejecutivo. Se titula Una España mejor. Y verá la luz en los próximos días. Sobre él ha hablado en una entrevista para la revista XL Semanal, que distribuye La Voz de Galicia los domingos. 

En la primera entrevista que concede «desde hace un siglo» Rajoy responde a todos los temas. Y deja claro que, como expresidente, «no es un jarrón chino» (en alusión a la famosa expresión acuñada por Felipe González). Dice que tiene «muchísima actividad» y procura «no molestar», aunque reconoce que «no es posible» dejar totalmente la política.

La «desfachatez» de Puigdemont

 Rajoy revela en su libro que, en relación con el desafío soberanista catalán, mantuvo varias reuniones en secreto con Artur Mas y con Puigdemont. Cuenta que comió en Moncloa con el expresident fugado a Bélgica. Y que le preguntó «si de verdad pensaba» que él «iba a autorizar el referendo». Según el pontevedrés, «Me contestó: "No lo vas a hacer porque, además, no puedes". Su desfachatez me produjo perplejidad».

El rescate a España

Una de las decisiones trascendentales del mandato de Rajoy fue la de no pedir el rescate de España durante la crisis. En la entrevista dice que «buena parte del IBEX» le «demandó la petición de rescate, también medios de comunicación y muchas personas cualificadas, de España y de Europa. La única que me dijo que ni se me ocurriera fue Angela Merkel». Preguntado por si tuvo dudas, despeja la incógnita: «Yo tenía muy claro que no quería que los hombres de negro vinieran aquí. ¡Y no vinieron!».

Sobre la actual situación económica, marcada por la incertidumbre, Rajoy cree que «No estamos ante una nueva recesión y no veo una crisis como la que hemos tenido. Pero es urgente terminar con la incertidumbre, no eliminar las reformas que hicimos y hacer algunas nuevas». 

La corrupción del PP y Aznar

La espoleta que desencadenó la caída de Rajoy fue la histórica sentencia que puso en negro sobre blanco la corrupción del PP. Preguntado por los casos que salpicaron a su partido, Rajoy afirma que «es evidente que ha habido casos lamentables, los tribunales así lo han dicho, pero también procuro respetar la presunción de inocencia». También asegura que nunca le pidió explicaciones a Aznar. Y proclama que asume «íntegramente la historia del partido». 

Persona non grata en Pontevedra

A Rajoy le dolió haber sido declarado non grato en su ciudad, Pontevedra. Esta es su respuesta: «Si lo analizo con frialdad, debería traerme sin cuidado, porque quienes me declararon persona non grata fueron los nacionalistas gallegos de izquierdas, y muchos de los cuales, seguramente, son conscientes de lo ridículo de esa situación. Pero al final no me gustó, ¡Qué quiere que le diga! He vivido allí, he estudiado allí, me siento de allí y es absurdo que yo sea persona non grata en mi ciudad. Pero, oiga, le puedo asegurar que vivo feliz».

La compleja sucesión de Juan Carlos I

Rajoy explica en su libro cómo se llevó a cabo el relevo en la Corona. También alaba el papel que jugó entonces el recientemente fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba en un momento «de enorme complejidad con todo el movimiento del 15M, con los acontecimientos producidos en la Puerta del Sol y con el nacimiento de una fuerza política muy radical como era Podemos. Pues bien, en 15 días se llevó a cabo una operación como no se había hecho otra a lo largo de la historia, Y ahí el acuerdo con el Partido Socialista y su líder, Rubalcaba, fue de una enorme importancia». 

El carácter gallego y el mote de «Don Tancredo»

La entrevista finaliza con una pregunta sobre el carácter «gallego» de Rajoy y el mote de Don Tancredo. Y se introduce con la cita de una frase del propio expresidente: «Me pasé medio año hablando en gallego. No moverse es la mejor forma de avanzar». El pontevedrés recoge el guante y se reafirma: «No le quepa a usted la más mínima duda de que es así. En el caso del rescate todos me pedían que me moviera, no me moví y fue mejor para España...». 

Comentarios

Mariano Rajoy repasa su mandato: «No soy un jarrón chino»