Los nuevos rostros de Europa

El belga Charles Michel y el italiano David Sassoli están al frente del nuevo Consejo Europeo y de la Eurocámara

Los presidentes del Banco Central Europeo, Christine Lagarde; de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; del Consejo Europeo, Charles Michel; y del Parlamento Europeo, David Sassoli
Los presidentes del Banco Central Europeo, Christine Lagarde; de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; del Consejo Europeo, Charles Michel; y del Parlamento Europeo, David Sassoli

Redacción / Efe

El belga Charles Michel acaba de tomar posesión de su cargo al frente del Consejo Europeo y asume la responsabilidad con la voluntad de «unir» y trabajar para favorecer la toma de decisiones en el seno de la UE, en la que trabajará mano a mano con el español Josep Borrell. Mientras, en el Parlamento, el timón está ahora en manos del italiano David Sassoli, quien confía en que la renovación de la Cámara, con un 60 % de parlamentarios nuevos, sea una «oportunidad» en lugar de una «debilidad».

«Borrell y yo estamos en la misma onda»

c. guerrero

El belga Charles Michel (Namur, 1975), que acaba de estrenarse como presidente del Consejo Europeo (CE), va a poner la «energía» de sus 43 años al servicio del proyecto europeo, de los 500 millones de ciudadanos de la Unión Europea (UE), para garantizar la unidad de los Veintisiete y defender sus intereses en el mundo con una voz «fuerte» junto al alto representante de Política Exterior, Josep Borrell, con el que está, dice, «en la misma onda».

-Ante la situación que vive en España en los últimos tiempos, con cinco años de inestabilidad política, cuatro elecciones legislativas en cuatro años y un Gobierno en funciones, ¿está Europa preocupada?

-Nosotros respetamos el funcionamiento de las instituciones democráticas, las elecciones se han celebrado, un proceso [de negociación para la formación de un Gobierno] está en curso. España está representada por el presidente del Gobierno [en funciones, Pedro Sánchez] para llevar la voz de España a la mesa de reunión.

-Usted y Josep Borrell van a compartir el liderazgo de la agenda internacional de la Unión Europea. ¿Hay sintonía entre usted y quien ha sido uno de los mayores críticos del independentismo catalán?

-Hay entre nosotros una fuerte complementariedad, vamos a trabajar efectivamente juntos. He aprendido a conocer al señor Borrell, hemos dialogado mucho los últimos meses y estamos en la misma longitud de onda. Nosotros pensamos que Europa debe hablar más fuerte en el plano internacional para defender más los intereses europeos, los valores europeos. No para ser agresivos, sino para tener más confianza en nosotros mismos. Europa son 500 millones de ciudadanos, con democracias fuertes, con valores que son esenciales, de libertad, democracia y Estado de derecho. Y debemos defender nuestros intereses en el plano internacional y lo haremos juntos.

-Otro asunto espinoso es el «brexit», ¿cree que el 31 de enero se producirá finalmente el divorcio o los miembros de la Unión aún pueden esperar alguna sorpresa del Reino Unido?

-Tenemos que esperar a que las elecciones en el Reino Unido [previstas para el día 12 de diciembre] se celebren y sobre la base de esos resultados en el mes de diciembre veremos hacia que dirección vamos.

-¿Qué estilo piensa imprimir usted al puesto del que acaba de tomar posesión?

-Voy con mi propio estilo y mi carácter a intentar ser un presidente que une, que garantiza la unidad entre los diferentes países europeos, para intentar también que podamos tomar decisiones, es eso lo que va a movilizarme.

-Son nuevas etapas en las instituciones europeas.

-Creo que en los próximos meses habrá oportunidades únicas para el futuro del proyecto europeo, con la nueva Comisión Europea, el nuevo Parlamento Europeo y con un nuevo liderazgo en el Consejo Europeo. Compartimos las mismas agendas positivas para el futuro de Europa: apostar por la lucha contra el cambio climático para lograr más desarrollo para lograr más empleo y más innovación. Desarrollar la agenda digital, defender la seguridad en Europa, hablando con una voz más fuerte y sincronizándonos mejor en el plano internacional en todos esos asuntos. Intentaré trabajar para servir a los ciudadanos europeos. Voy a poner mi energía en el proyecto europeo.

«Europa necesita Gobiernos estables»

C. G. y A.C.M.

Desde la atalaya privilegiada del Parlamento Europeo (PE), el florentino David Sassoli contempla con su análisis periodístico la complejidad de la Unión Europea (UE) y del resto del mundo, y ve la urgencia de fortalecer el proyecto comunitario. Destaca por ello, mirando a España, la necesidad de contar con «países estables».

«Necesitamos una legislatura política en la que las fuerzas europeístas converjan para apoyar una UE más fuerte (...) Es necesaria la estabilidad. Después de las elecciones, en España hay un debate para la formación de un nuevo Gobierno, creo que las señales son positivas. Necesitamos países estables. Creo que esto también vale para España en este momento», afirma este antiguo periodista de 63 años reconvertido en político en las filas socialistas que, al igual que el presidente del Consejo Europeo, se encuentra en Madrid en la cumbre climática COP25.

-Esta es su primera visita oficial a España tras ser elegido en julio y coincide con la inauguración de la COP25, un fuerte símbolo para el presidente del primer parlamento del mundo en declarar la emergencia climática.

-Es un honor representar al Parlamento Europeo que ha decidido apoyar a la nueva Comisión que tiene como prioridad luchar contra el cambio climático. Tenemos la necesidad de organizar una transición antes del año 2050 para poner en el centro la defensa del planeta con nuevas inversiones, nuevo empleo, dinero para la investigación y determinar un liderazgo comunitario en la lucha contra el cambio climático. Planeta solo tenemos uno y si no se ocupan los europeos pocos se ocuparán.

-Hablando de problemas complicados, ¿cree usted de verdad que el 31 de enero podremos decir, por fin, que el «brexit» es una realidad o todavía podemos esperar alguna sorpresa?

-Esto dependerá del resultado electoral [del 12 de diciembre en el Reino Unido]. Para nosotros sigue siendo una herida, pero siempre hemos dicho que un acuerdo es mejor que un no acuerdo. Queremos continuar una historia de amistad con el pueblo de Gran Bretaña. Naturalmente con una herida que permanece porque, de todas formas, para nosotros sigue ahí: pensar en una Europa sin Gran Bretaña es doloroso.

-España lleva cinco años de inestabilidad política y cuatro elecciones legislativas en cuatro años. Sigue con un Gobierno en funciones. ¿Está Europa preocupada por esta situación?

-Es necesaria la estabilidad. Después de las elecciones, en España hay un debate para la formación de un nuevo Gobierno. Creo que las señales son positivas y necesitamos países estables. Creo que esto también vale para España en este momento.

-Usted dice que el Parlamento debe ser «la casa de la democracia europea». En esta legislatura alberga familias más diversas. ¿Es una suerte o un quebradero de cabeza para avanzar en el proyecto europeo?

-Tenemos un Parlamento Europeo con el 60 % de parlamentarios nuevos, un frente europeísta muy amplio con grupos políticos que no son tan fuertes como antes. Esta no es una debilidad, sino una oportunidad, porque necesitamos una legislatura política en la que las fuerzas europeístas converjan para apoyar una Unión Europea más fuerte, que invierta más y que haga crecer no solo a nuestros países, sino a la propia Europa en un mundo global en el que la Unión tiene una función estratégica: regular la globalización.

Comentarios

Los nuevos rostros de Europa