Boris Johnson impedirá por ley una extensión del período de transición del «brexit»

El Gobierno espera presentar este viernes en el Parlamento el llamado Proyecto de Ley de Retirada que debe convertir en ley el acuerdo del «brexit» negociado con la UE


Redacción

El primer ministro británico, Boris Johnson, impedirá por ley extender más allá de diciembre del 2020 el periodo de transición del «brexit», que entrará en vigor a partir del próximo 31 de enero, la fecha de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE), indicaron hoy fuentes oficiales a los medios.

El Gobierno espera presentar este viernes en el Parlamento el llamado Proyecto de Ley de Retirada (WAB, por sus en inglés), que debe convertir en ley el acuerdo del «brexit» negociado con la UE, que establece el «divorcio» del club europeo el próximo 31 de enero, cuando empezará el período de transición hasta finales del 2020.

Según lo negociado, el Reino Unido y la UE deben negociar en el 2020 su futura relación y alcanzar un acuerdo comercial, pero Johnson está determinado a que esas conversaciones no se prolonguen y se vea obligado a solicitar una prórroga de ese período de transición. Bruselas no ha ocultado su escepticismo sobre la posibilidad de que un pacto comercial pueda negociarse en apenas un año, informa Efe.

«La semana pasada, la población votó por un Gobierno que ejecutaría el 'brexit' y llevaría al país adelante, y eso es exactamente lo que tenemos intención de hacer, empezando esta semana», dijo una fuente oficial a los medios.

«Nuestra plataforma electoral dejó claro que no vamos a extender el período de implementación (transición) y que el WAB prohibirá por ley que el Gobierno acepte cualquier extensión», añadió.

El portavoz laborista del «brexit», Keir Starmer, declaró hoy que esta medida es «peligrosa e irresponsable» y acusó a Johnson de poner en peligro puestos de trabajo en el país, ya que el Reino Unido estaría fuera de la UE sin un acuerdo comercial con la UE si las negociaciones no prosperan en el periodo de transición.

El Partido Conservador de Johnson obtuvo 365 escaños en las elecciones del pasado jueves y consiguió ganar en circunscripciones hasta ahora controladas por el Laborismo, como las del noreste de Inglaterra, mientras que los laboristas obtuvieron 203 diputados.

Los diputados que integran el nuevo Parlamento británico empiezan a jurar esta tarde lealtad a la reina Isabel II, jefa de Estado, y también se celebra la elección formal (acto protocolario) del nuevo presidente de la Cámara de los Comunes, Sir Lindsay Hoyle, quien reemplazó a John Bercow el pasado noviembre.

Este jueves, la soberana británica estará a cargo de la apertura formal del Parlamento y el viernes el Gobierno empezará a tramitar el WAB antes del receso navideño.

Comentarios

Boris Johnson impedirá por ley una extensión del período de transición del «brexit»