El turismo nacional en Cataluña cayó un 4,2 % desde el referendo ilegal del 2017

Andalucía, Canarias y Valencia recogen los visitantes que pierde la comunidad

El sector turístico en Cataluña da empleo directo a más de 316.000 personas
El sector turístico en Cataluña da empleo directo a más de 316.000 personas

Redacción

La inestabilidad derivada del desafío secesionista está teniendo importantes repercusiones económicas en Cataluña y afecta a uno de sus sectores más importantes como es el turístico. Desde el inicio del procés, en el año 2017, el turismo nacional en la región no ha hecho más que retroceder y dos años después sigue sin levantar cabeza. Según los datos del INI y del BBVA Research, desde septiembre del 2017 hasta septiembre de este año, (último dato publicado) el número total de pernoctaciones de turistas nacionales que se desplazan hasta Cataluña ha bajado un 4,2 % , mientras que en el conjunto de todo España ha subido en la misma proporción.

Solo dos comunidades, La Rioja (-6.5%) y Baleares (-5,5 %) han perdido más turistas nacionales que Cataluña. Otras tres regiones, Andalucía, Canarias y Valencia, son las que más se han beneficiado de este efecto rebote. En la primera se ha producido un aumento del 13,8 % en el número de pernoctaciones. En las islas, el turismo nacional ha crecido un 12 %, y en Valencia un 5 %.

El comportamiento del visitante extranjero no ha sido el mismo y ha servido para aliviar parcialmente esta pérdida catalana en el mercado nacional. En el tercer trimestre que siguió al estallido del procés, el número de pernoctaciones de turistas de otros países se contrajo un 5,7 %, pero poco a poco fue recuperando sus valores, hasta crecer un 5 % el número de pernoctaciones de extranjeros en Cataluña en el tercer trimestre del 2019.

Los datos del INI y del BBVA todavía no recogen el posible impacto que han podido tener en este sector los graves incidentes ocurridos tras conocerse, el pasado 14 de octubre, la sentencia que condenaba a los principales líderes del procés. Pero, según un estudio de BBVA Research, la economía catalana perderá este año entre una y dos décimas, unos 460 millones de euros, por las algaradas y protestas protagonizadas en Barcelona y otras ciudades de la comunidad autónoma tras la decisión judicial.

Este clima de inestabilidad sí que tuvo un impacto ya cuantificado en la decisión de miles de pensionistas. Las reservas de los paquetes del Imserso con destino a la costa catalana se quedaron en noviembre bajo mínimos. Según los datos que maneja la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), los hoteles de los destinos catalanes que participan en el programa no pudieron cubrir el 40 % de sus plazas. A pesar de que estos viajes se retrasaron por problemas con el concurso, las vacantes de Cataluña contrastan con las registradas en otros destinos vacacionales clásicos como Benidorm (14 %), Costa del Sol (14 %) o Cádiz (15 %).

Descenso en el ránking

Un reciente informe publicado por Exceltur, una asociación integrada por casi una treintena de empresas relevantes en el sector, recogía que Cataluña ha dejado de ser la primera comunidad autónoma en competitividad turística para pasar a la quinta posición. En este estudio, la asociación detalla que, si bien hace cuatro años Cataluña era una referencia para el sector tanto en resultados económicos, dinamización de producto y gobernanza turística, hoy no pueden decir lo mismo. Y el motivo de la caída no es otro que la situación política que se vive tras el desafío secesionista. «No nos engañemos, la preocupación única por el procés en los últimos años ha dejado marginada mucha acción del Gobierno entre la cual se encuentra la política turística», aseguró cuando se presentó el estudio el vicepresidente de la entidad, José Luis Zoreda.

Este sector da empleo directo a más de 316.000 personas en Cataluña, según datos del INE.

Comentarios

El turismo nacional en Cataluña cayó un 4,2 % desde el referendo ilegal del 2017