Pasajeros a los que Iberia abandonó en un hotel llegarán a Tenerife con dos días de retraso

Tras sus insistentes protestas, la aerolínea los recolocó en diferentes vuelos y algunos saldrán este lunes desde Oviedo


Santiago / La Voz

El caos en el que sumió la borrasca Fabien al aeropuerto de Lavacolla trae cola, pese a que desde primeras horas de la mañana de este domingo la situación se ha ido normalizando. El sábado, más de treinta vuelos, entre salidas y llegadas programadas, se cancelaron, desviaron o sufrieron grandes retrasos. Uno de los cancelados fue el de Air Nostrum, comercializado por Iberia, con salida prevista a las 16.45 horas del sábado hacia el aeropuerto de Tenerife Norte. Casi treinta horas más tarde, los pasajeros seguían alojados en el hotel compostelano al que los trasladó la compañía desde la terminal.

La desinformación de estos viajeros era total. Las únicas respuestas que obtenían de Iberia ante sus insistentes llamadas era que «pueden tardar dos, tres o cinco días en recolocarnos a todos en otros vuelos», afirmó uno de ellos, que perderá dos de los siete días de vacaciones que tenía contratados en la isla. Anoche, ante las insistentes protestas de los afectados, Iberia los recolocó en distintos vuelos, incluso de otras compañías, aunque la mitad no saldrá hasta este lunes, algunos desde Oviedo, a donde viajarán por carretera a partir de las seis de la mañana.

La resignación de las primeras horas dio paso a la «desesperación más absoluta» entre los más de cien viajeros a los que la aerolínea dejó tirados en el hotel. «Cada uno por su lado ha tratado de obtener explicaciones de Iberia, pero nadie ha recibido respuestas claras», señaló un afectado, que tuvo noticias de que algún usuario logró ejercer la presión suficiente hasta conseguir que le hicieran hueco en otros vuelos con antelación, aunque cree que estos casos son minoría. Además, otros viajeros decidieron irse a sus casas en espera de noticias en vez de continuar en el hotel. A primera hora de la noche de este domingo, por fin, la compañía despejó la incertidumbre de los pasajeros, aunque gran parte de ellos habrán tardado casi dos días en llegar a su destino.

Durante la mañana de este domingo, Lavacolla fue recuperando su actividad normal, aunque algunos vuelos acumulaban considerables retrasos. Hasta media mañana, cuando todavía se registraban fuertes rachas de viento, fueron deviados dos aviones, el de Ryanair procedente de Gran Canaria, que aterrizó en Oporto, al igual que el de Swiss Air procedente de Zurich. No obstante, tanto la aerolínea irlandesa como Vueling pudieron volar desde el aeropuerto portugués, a donde fueron desviados el sábado algunos de sus aviones, para recuperar su programación habitual desde Santiago. También lo hizo finalmente el de la compañía suiza.

Comentarios

Pasajeros a los que Iberia abandonó en un hotel llegarán a Tenerife con dos días de retraso