Decretados tres días de luto por la muerte de la familia en Curtis a causa de una intoxicación de monóxido de carbono

Las víctimas habían encendido un generador el sábado tras irse la luz por un apagón


A Coruña / La Voz

Tres personas de una misma familia han muerto este domingo en una casa de Curtis al intoxicarse con monóxido de carbono, según la información facilitada por la Axencia Galega de Emerxencias. Ante lo sucedido, el Ayuntamiento de Curtis acaba de decretar tres días de luto.

Las víctimas eran un matrimonio de avanzada edad y uno de sus hijos, que vivía con ellos. La pareja tenía 81 y 86 años y el hijo, 51. Sus cuerpos sin vida fueron encontrados este domingo, poco antes de las cinco de la tarde, cuando otro hijo se acercó hasta el domicilio.

La familia de ganaderos de la parroquia de Fisteus (Curtis) falleció en su casa, situada muy cerca de la iglesia parroquial, según las primeras hipótesis, debido a un problema con el generador de la casa. La desgracia se gestó con la caída de la electricidad en la parroquia por motivo del temporal del sábado. Los fallecidos encendieron entonces el generador que tenían ubicado en el sótano. Funcionó sin problemas hasta entrada la medianoche. En ese momento, según fuentes de la investigación, el hijo, de 51 años y que residía con sus padres, bajó a apagar el grupo electrógeno. Se iban a dormir y ya no lo necesitaban. Pero provocó que el sótano se convirtiese en una letal cámara de gas. El hombre falleció. Su cuerpo apareció junto al aparato. Sus padres, que ya descansaban en su dormitorio, no se enteraron de nada. Los gases subieron a la vivienda por el hueco de unas escaleras de caracol, llegando a la habitación y matando al matrimonio. 

Fue el otro hijo de la pareja, que vive en otra parroquia, quien encontró sus cadáveres a primera hora de la tarde. La última vez que había hablado con ellos fue la víspera, por la noche. Les dijo entonces que hoy les haría una visita. Al llegar, sobre las 16.50 horas, se encontró con lo peor. 

El motivo no fue una avería en el generador, como se barruntaba inicialmente. Fueron las horas que pasó el generador encendido. Al encontrarse en el sótano, completamente cerrado al exterior, hubo una acumulación de gases. Indetectable para la víctima, que nada más entrar a apagar el generador perdió la consciencia. De hecho, su cuerpo apareció junto al grupo electrógeno con la linterna en la mano junto a un bidón de gasolina. Así lo encontró su propio hermano pasdas las 4 de la tarde. Corrió después a la vivienda para ver cómo estaban sus padres, y se los encontró en cama ya fallecidos.

En Fisteus se encuentran miembros del GES, Guardia Civil, Policía Judicial y un equipo de psicólogos enviado por la Guardia Civil para atender a la familia, a la espera del levantamiento de los cadáveres. También acudió el alcalde, Javier Caínzos, quien se reunión con los familiares de las víctimas, muy afectados por la tragedia. Los fallecidos llevaban toda la vida en la localidad y eran conocidos en Curtis. Los cadáveres fueron trasladados a A Coruña, donde este lunes se les practicará la autopsia. 

El regidor, que conocía bien a la familia, señaló que el matrimonio había tenido algunos achaques, «pero ahora estaban bien, de cabeza y de todo», y lamentó la terrible noticia. «Es un duro golpe para todos, era una familia muy querida. Ahora tenemos que volcarnos con el otro hijo», subrayó Caínzos. 

Los fallecidos serán enterrados este martes 24 a las 16.30 tras un funeral en Santa María de Fisteus. La salida del Tanatorio Sánchez será media hora antes.

Los fallecimientos por inhalación de monóxido de Carbono dejan al año tres fallecidos en Galicia, según los datos de la Consellería de Sanidade. En el mismo municipio donde fallecieron tres personas, Curtis, a punto estuvo de producirse otra tragedia en noviembre del año pasado.

Entonces la causa fue la mala combustión de un calentador de butano en un domicilio en el que vivían seis personas de una misma familia. «Mi suegra se levantó a las dos de la mañana porque se encontraba mal y al levantarse se desmayó, pero consiguió levantarse y avisar a mi suegro», contaba un día después del accidente G. N. R., una mujer de 18 años embarazada entonces de su segundo hijo y una de las víctimas aquella noche. Su marido acabaría también desmayándose en la puerta del domicilio. Finalmente lograron avisar a los servicios de emergencia y todos lograron salvar la vida. Todos acabaron ingresados en el Chuac de A Coruña y en el materno de la misma ciudad.

Sucesos similares son frecuentes en Galicia. El mismo día que ocurrió ese accidente en Curtis el año pasado, otras dos personas, de Arteixo, acabaron en el hospital de A Coruña con síntomas de haberse intoxicado por un escape de gas. La falta de mantenimiento de los calentadores y las deficiencias de los sistemas de ventilación de muchos hogares aumentan los riesgos de que ocurra una desgracia si no se toman las medidas adecuadas.

Y este mismo domingo, dos personas de avanzada edad fueron trasladadas al Hospital de A Coruña debido a una intoxicación con monóxido de carbono en su vivienda de Malpica (A Coruña). En este caso, se debió a un calentador en mal estado. 

«Si no se llega a levantar mi suegra, estaríamos muertos»

caterina devesa

Una fuga de gas obligó a ingresar en el hospital a seis miembros de una familia de Curtis

Tiene 18 años y está embarazada de su segundo hijo. Ella fue quien llamó el lunes de madrugada al 112 alertando de que en su casa todos se encontraban mareados, por inhalación de gas butano. «Todavía sigo asustada: si no se llega a levantar mi suegra, ahora estaríamos todos muertos», explica la joven, G. N. R., en el domicilio familiar situado en la avenida principal de Curtis.

«Vivimos en casa mi marido, mi hija de 11 meses, mi cuñada, que también es menor de edad, mis suegros y yo», aclara todavía nerviosa por lo sucedido. «Mi suegra se levantó sobre las dos de la madrugada porque mi cuñada se encontraba mal. Al levantarse se desmayó, pero consiguió levantarse y avisó a mi suegro», explica la mujer, que añade: «Una vez nos avisaron, mi marido nos indicó a todos que había que salir de la casa y ya en la puerta él también se desmayó y se golpeó la barbilla contra la acera».

Seguir leyendo

Comentarios

Decretados tres días de luto por la muerte de la familia en Curtis a causa de una intoxicación de monóxido de carbono