Tu cara vale más que mil palabras, el negocio que vuelve locos a los inversores

Laura Placer Breijo
Laura Placer REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

metamorworks

El reconocimiento facial está despertando un inusitado interés a nivel global por sus múltiples aplicaciones y su continuo desarrollo como oportunidad de negocio

02 ene 2020 . Actualizado a las 17:13 h.

Las películas futuristas se han encargado incesantemente de pintar un mañana repleto de coches voladores, androides imperceptibles entre humanos y transporte supersónico. Sin visos de los replicantes que auguraba Blade Runner para este mismo año, pocas de las quinielas han acabado en buen puerto. Sin embargo, uno de los avances que se avistaban desde la ficción no solo es que se esté materializando, sino que ya forma parte de nuestro día a día, y no es otro que la tecnología de reconocimiento facial.

La combinación de una herramienta que está en plena efervescencia pero que, a su vez, ya ha demostrado su polivalencia ha generado todo un efecto llamada entre los inversores, que valoran el recorrido del negocio. SenseTime es un ejemplo del potencial de estas empresas. Esta compañía china pasó de ser en el 2015 un trabajo académico a convertirse en la actualidad, como recoge la revista Forbes, en la empresa de inteligencia artificial mejor valorada del mundo, tasada en más de 4.000 millones de dólares y con inversores del nivel del gigante asiático Alibaba

1 SEGURIDAD

El uso más cercano y cotidiano de esta tecnología lo puede encontrar uno en su propio bolsillo. El desbloqueo del móvil a través de la cámara frontal es cada vez más común y ya casi ningún fabricante de smartphones se resiste a introducir esta característica en sus nuevos dispositivos para hacerlos más seguros impidiendo el desbloqueo por parte de terceras personas. Sin embargo, este uso es meramente anecdótico en comparación a las funcionalidades en materia de seguridad que se están desarrollando e implementando en todo el mundo. No hace falta viajar a China para ver los usos punteros de esta tecnología.