Apuntes para fin de año

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

ACTUALIDAD

BASILIO BELLO

29 dic 2019 . Actualizado a las 10:07 h.

Llegando a una edad y habiendo vivido todo el catálogo de fines de año posibles -obligaciones familiares, guardias y perversiones aparte- puedo afirmar que se salvan muy pocos.

 Al principio son la salida de chiqueros de los adolescentes, o lo era, porque hoy se inician mucho antes de la edad protocolaria para la suelta que eran los «diez y ocho». Rito de paso que te convertía en un hombrecito o mujercita tipo Bogart o Sissi emperatriz. Licencia para ser mayor que implicaba los usos y costumbres de los adultos que beben y fuman y vuelven a beber. Primera resaca inolvidable tras haber sido un tigre toda la noche y haberte transformado en un ratón con cefalea pulsátil.

En la segunda o tercera década de la maratón, comienzan las fiestas de fin de año con los amigos y parejas, noche de cotillón en hoteles, casas, garajes ilegales o discotecas asesinas. Mismos excesos pero con más cuerpo que los aguante, solo que ahora se añaden los efectos especiales de otras sustancias que pasan una factura más elevada.