Un 75 % de los catalanes evitan hablar de política con amigos y familiares

La Policía Nacional y la Guardia Civil son más valoradas en Cataluña que la Generalitat o el Parlamento regional

Manifestantes independentistas en las calles de Barcelona
Manifestantes independentistas en las calles de Barcelona

redacción / la voz

Un 75 % de los catalanes ya evitan hablar en familia sobre cuestiones políticas. El porcentaje es todavía más elevado si se amplía el ámbito de observación al círculo de amistades (más de un 80 %) y a los compañeros de trabajo o de estudios (casi un 90 %). Es uno de los demoledores datos recogidos en la encuesta Cosmopolitismo y localismo en Cataluña, hecha pública el pasado noviembre por el Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (el equivalente catalán al Centro de Investigaciones Sociológicas).

El sondeo, que recoge las opiniones de 1.500 habitantes de la región entrevistados entre septiembre y octubre de este año, se hace eco así de una de las consecuencias directas del desafío secesionista: la fractura social que ha provocado el llamado procés en el seno de familias, círculos de amigos e incluso en el ámbito laboral y universitario.

Así, a la pregunta «Cuando está en casa, con su familia, ¿se habla de cuestiones políticas?», solo un 23,9 % de los catalanes contestan que lo hacen habitualmente. Tres cuartos de la población, por tanto, eluden ya tratar temas políticos en las reuniones familiares. Un 31,1 % abordan estos temas ocasionalmente; un 20,5 % solo en contadas ocasiones y un 23,1 % nunca o casi nunca afrontan esta espinosa materia cuando se encuentran en el hogar.

Pero si en el ámbito familiar la política apenas se trata ya, los datos son mucho más alarmantes cuando los catalanes están entre amigos o en el espacio laboral. Un escaso 18,3 % de los habitantes de Cataluña dialogan habitualmente sobre la situación política con sus amistades. Un 33,2 % únicamente lo hace en ciertas ocasiones, un 24,5 % pocas veces y nada menos que un 23,5 % confiesan que nunca o casi nunca tratan estos temas con sus amigos.

La situación se agrava todavía más entre compañeros de estudios o de trabajo. En este ámbito, un escueto 10,3 % de catalanes hablan habitualmente de cuestiones políticas. El resto, eluden la polémica y evitan abrir heridas con un tema que se ha convertido prácticamente en tabú en la comunidad autónoma como consecuencia de la brecha social creada por el desafío secesionista. 

Instituciones más valoradas

El estudio Cosmopolitismo y localismo en Cataluña del CEO recoge otros datos que, en un principio, podrían parecer sorprendentes. Se trata de los resultados sobre la pregunta relativa a cuáles son las instituciones más valoradas por los catalanes. En este apartado, el Centro de Estudios de Opinión revela que una parte muy significativa de los censados en Cataluña tienen en alta estima al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil. Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado obtienen una nota de 5,01, una de las más altas de una relación que encabezan las universidades con un 6,94.

La Policía Nacional y la Guardia Civil obtienen la aprobación de un 59,7 % de los catalanes, superando tanto en porcentaje como en calificación a instituciones autonómicas como el Parlamento regional (57,4 % y 4,75 respectivamente) o el propio Gobierno de la Generalitat de Cataluña (55,8 % y 4,69).

La valoración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado también desborda ampliamente la de los partidos políticos, que con un 3,24 tienen una de las peores calificaciones del ránking de instituciones. De hecho, un 62,1 % de los catalanes califican con un suspenso la labor de las formaciones políticas.

Comentarios

Un 75 % de los catalanes evitan hablar de política con amigos y familiares