Rufián amenaza: «Si no hay mesa de diálogo, no habrá legislatura»

Laura Borràs, de JxCat, pone en duda la voluntad de Sánchez de alcanzar acuerdos y lo califica de «presidente de los mil rostros»


Madrid / Colpisa

El futuro de la legislatura está en las manos de ERC y a las primeras de cambio, en el debate de investidura, el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, se encargó de recordárselo al presidente en funciones, Pedro Sánchez. «Si no hay mesa de diálogo, no habrá legislatura», amenazó, tajante, Rufián. Y no una mesa de diálogo cualquiera, sino una en la que se debatan cuatro pilares que el republicano detalló: «Debe ser entre iguales, con reconocimiento y respeto mutuos; sin vetos, hablando de todos y con todos, como con nosotros, que llevamos 89 años defendiendo la autodeterminación de Cataluña; con un calendario de encuentros que será público y claro; y con garantías: el acuerdo que se alcance será consultado y refrendado por el pueblo de Cataluña». Un pueblo de Cataluña que no se dejará «estafar», anticipó el representante republicano. «Porque si esta vez Cataluña vuelve a ser estafada, si el acuerdo no se cumple, se estará estafando a un pueblo, no a un partido», agregó. Para impedirlo, dijo Rufián, se establecerán «comisiones de seguimiento PSOE-ERC», que también velarán «por la recuperación de derechos civiles, sociales y laborales que se han perdido por culpa de la derecha de este país».

Rufián se jactó de que los trece diputados de su partido han conseguido «sentar al Gobierno de España». «Dijimos que lo haríamos, y lo hemos hecho. Ponemos a disposición a nuestros diputados para la solución porque somos un partido al servicio de un país», presumió, aunque reconoció que su logro se debe más a la necesidad de los socialistas que a una cuestión de voluntad. El discurso de Rufián alternó entre el buen tono hacia Sánchez por la nueva etapa de diálogo y la reivindicación del ideario independentista, que ERC expondrá en la mesa de diálogo. «Usted no puede pensar que habrá millones de personas que dejaremos de existir, de pensar y de votar como votamos. Nosotros no le pedimos a nadie, ni siquiera al fascismo [en referencia a Vox], que deje de ser lo que es. Sólo pedimos lo mismo sobre nosotros. Ustedes están obligados a dialogar y a hacer política», aseveró.

El portavoz de ERC recordó que «ningún presidente ha llegado a la Moncloa insultando a Cataluña». «Y ustedes lo hicieron con la escuela catalana, con los medios de comunicación públicos catalanes, a los que votaron en el referéndum del 1 de octubre. Eso es miopía. Pero esto no va de cosas del pasado», concedió el diputado, que reclamó cintura al presidente del Gobierno en funciones. «La política es movible y tenemos la obligación de dialogar. Bienvenidos al diálogo», indicó.

Se sirvió Rufián de la fábula Los ratones y el gato, de Félix María de Samaniego, para explicar la situación política en Cataluña. «Había un país en el que los ratones morían por culpa de un gato grande. Una vez se pusieron de acuerdo en poner un cascabel al gato para tenerlo controlado. Pero nadie se atrevía a ponérselo. En Cataluña, nosotros somos los ratones y nos hemos atrevido a ponerle el cascabel al gato», contó el portavoz republicano, que hizo también de portavoz de Oriol Junqueras, del que leyó una misiva enviada desde la cárcel de Lledoners: «Somos republicanos, independentistas y catalanes, pero ante todo, somos demócratas. Por eso, jamás favoreceremos a quienes pretenden que haya Gobiernos de extrema derecha o de derecha extrema. Siempre estaremos dispuestos al diálogo, aunque estemos en prisión».

Críticas de Borràs

 Por su parte, Junts per Catalunya mostró su perfil más duro. Laura Borràs dudó de la voluntad real de diálogo del candidato. «¿Qué opinión le merece la decisión de la Junta Electoral?», le preguntó a Pedro Sánchez, al que calificó como el presidente «de los mil rostros». «¿Qué Sánchez nos vamos a encontrar ante el diálogo anunciado?», continuó Borràs, «¿el que apoyó la aplicación del artículo 155?».

«Si nos pensábamos que lo habíamos visto todo, ayer [por el viernes] se puso en marcha un golpe de Estado contra la máxima institución de Cataluña. Pero le decimos que no nos rendiremos, que defenderemos las instituciones catalanas. No hay solución para España si España sigue optando por la represión. Porque mientras España opte por la represión, Cataluña lo hará por la democracia», agregó.

Comentarios

Rufián amenaza: «Si no hay mesa de diálogo, no habrá legislatura»