Sánchez y el rey bromean en la toma de posesión: «Ocho meses para 10 segundos»

«El dolor vendrá después», apunta el jefe del Estado al presidente


Redacción

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han protagonizado un breve intercambio de bromas tras la ceremonia de promesa del jefe del Ejecutivo y la fotografía con los poderes del Estado. «Ocho meses para 10 segundos» ha dicho Sánchez, en alusión al largo período que ha estado en funciones y a la brevedad de la ceremonia de promesa.

«Ha sido rápido, simple y sin dolor», ha sido la respuesta del rey y, tras una breve pausa, ha añadido bromeando, «el dolor vendrá después». Sánchez también ha reconocido, en el mismo tono distendido, que los políticos le han dado al rey «muchas preocupaciones».

Sánchez ha prometido su cargo ante Felipe VI por segunda vez, ante un ejemplar de la Constitución y, de nuevo, sin crucifijo ni Biblia.

Sánchez promete su cargo ante el rey sin aclarar la composición de su Gobierno

La Voz
Sánchez prometió ante el rey Felipe VI su cargo de presidente del Gobierno
Sánchez prometió ante el rey Felipe VI su cargo de presidente del Gobierno

Cuando cierre el Ejecutivo deberá trasladarse a la Zarzuela para dar cuenta al rey del listado de personas que estarán al frente de cada uno de los ministerios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha prometido este miércoles su cargo ante el rey en el Palacio de la Zarzuela, un acto que ha protagonizado por segunda vez y en el que, al igual que en la primera ocasión, lo ha hecho ante la Constitución y sin presencia de la Biblia y el crucifijo.

El Salón de Audiencias del palacio ha acogido este breve acto, en el que Sánchez ha adquirido la condición de jefe del Ejecutivo para liderar el primer gobierno de coalición de la democracia, entre PSOE y Unidas Podemos, tras haber obtenido ayer, martes, la confianza del Congreso con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, entre ellas, las de ERC y EH Bildu.

Seguir leyendo

Comentarios

Sánchez y el rey bromean en la toma de posesión: «Ocho meses para 10 segundos»