Un ministro de Universidades que defiende el sistema de competencia entre campus

Castells llega con polémica por crear una sociedad para pagar menos impuestos

Manuel Castells, futuro ministro de Universidades, cuando estuvo en Galicia para dar una conferencia sobre
Manuel Castells, futuro ministro de Universidades, cuando estuvo en Galicia para dar una conferencia sobre

Redacción

MANUEL CASTELLS, MINISTRO DE UNIVERSIDADES. (Albacete, 1942) es un sociólogo vinculado al movimiento del 15M. Experto en comunicación y su vinculación con el poder, ha escrito unos veinte libros, es profesor emérito de la prestigiosa Universidad de Berkeley (California) y miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas. Discípulo del francés Alain Touraine, ha sido profesor invitado en el MIT, Oxford y Cambridge.

__________

Manuel Castells (Albacete, 1942) es un sociólogo vinculado al movimiento del 15M. Experto en comunicación y su relación con el poder, ha escrito unos veinte libros, es profesor emérito de la prestigiosa Universidad de Berkeley (California) y miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas. Discípulo del francés Alain Touraine, ha sido profesor invitado en el MIT, Oxford y Cambridge.

El nuevo ministro de Universidades empieza con las universidades enfrente. A la CRUE —antes se llamaba Conferencia de Rectores y ahora Universidades Españolas, no en vano representa a unas setenta, entre ellas todas las públicas— no le ha gustado nada que Sánchez desgajase su ministerio del de Ciencia, que seguirá en manos de Pedro Duque. Los rectores destacan que «el 70% de la producción científica en España se produce en el ámbito universitario» de ahí que unir ambos aspectos con un mismo interlocutor y sistema sería más eficaz. Curiosamente, tener un ministerio dedicado a los campus era, para el ahora titular de la cartera, algo innecesario: él alababa el sistema estadounidense, que carece de tal departamento.

Con estas premisas, no está claro qué ocurrirá a partir de su toma de posesión. Hombre de izquierdas, defenderá la universidad pública y la igualdad de oportunidades, aunque en la actualidad es profesor en la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), privada. De hecho, considera este especialista en análisis social que las universidades españolas tienen demasiada burocracia, frente a lo que proponía dar más autonomía y flexibilidad. Esto incluye, según sus comentarios antiguos, tener menos funcionarios y cobrar más por las tasas para que haya competencia entre los campus ofreciendo calidad y servicio. Una línea fuerte de becas sería la que compensase las subidas que esto supondría.

Pero antes de la toma de posesión, Manuel Castells tiene que afrontar su primera crisis, que no es universitaria. El periódico El Mundo desveló que el intelectual tuvo entre los años 2003 y 2017 una sociedad, Strategic Thinking, una entidad sospechosa de ser una instrumental, para pagar menos impuestos: ahí cobraba lo recibido por las charlas y pasaba gastos que podía desgravar; pero no tenía empleados ni recursos, y siempre acababa en números rojos, factores propios de las sociedades pantalla.

Manuel Castells: «Los políticos suprimirían Internet si pudieran, pero ya es muy tarde»

nil ventós corominas

El sociólogo dice que las instituciones no representan los intereses de los ciudadanos

Manuel Castells lleva analizando desde 1990 las múltiples conexiones y relaciones entre la revolución digital y las transformaciones sociales, económicas y políticas. Autoridad mundial en esta materia, denuncia el profundo distanciamiento que existe en la actualidad entre los políticos y los ciudadanos a los que representan. Sociólogo de referencia, acaba de recibir en Berna el premio Balzan, uno de los más importantes del mundo en el campo científico.

-¿En qué momento social nos encontramos?

-Estamos en una transición histórica. Los grandes cambios de sistemas institucionales, sobre todo cuando no son violentos, tienen un proceso lento. Y no siempre vamos hacia proyectos más progresistas, a veces más democracia representa valores reaccionarios que están en la sociedad, como en Escandinavia. Lo que ocurre es que la irrupción de nuevos movimientos sociales que no están en el sistema supone un camino lento de transformación institucional. Pero, a largo plazo, no puede existir una sociedad democrática en que las instituciones no representen mayoritariamente los intereses y valores de los ciudadanos.

Seguir leyendo

Tags
Comentarios

Un ministro de Universidades que defiende el sistema de competencia entre campus