Sánchez define la coalición de Gobierno: «Varias voces, pero una misma palabra»

Asegura que «será la legislatura del diálogo social, territorial y generacional»

Pedro Sánchez, durante su comparecencia en la Moncla para informar de los integrantes del nuevo Gobierno
Pedro Sánchez, durante su comparecencia en la Moncla para informar de los integrantes del nuevo Gobierno

Madrid / La Voz

Pedro Sánchez presentó ayer de forma oficial a los componentes de su Ejecutivo tras una llamada casi de trámite a Felipe VI, ya que el rey permaneció informado en todo momento por el presidente del Gobierno de todos los nombres que este iba encajando dentro de su equipo. Se trata del primero sostenido sobre dos grupos políticos desde la restauración de la democracia en España, y antes de ponerse a andar ya planea sobre el mismo la gran duda de si funcionará como un bloque remando en la misma dirección o como dos Gobiernos dentro de un mismo Gabinete. «Es un Gobierno plural, de coalición, pero con un firme propósito de unidad. Hablará con varias voces, pero siempre con una misma palabra», aseveró Sánchez, despejando los primeros síntomas de descoordinación que han aflorado durante esta semana con los nombramientos ministeriales. Aunque no llegaron a transmitirlo públicamente, desde Podemos airearon su enfado por la inclusión de una cuarta vicepresidencia que, entienden, diluye el peso de Iglesias, así como por alguno de los nombres escogidos por Sánchez para ponerse al frente de carteras clave y que, auguran, chocarán con los intereses de los ministros del partido morado.

El jefe del Ejecutivo ha buscado para su equipo un equilibrio entre «afiliados de los partidos» e «independientes con una trayectoria profesional que les avala», entre los que destacan los perfiles con un acusado carácter económico, porque tal y como recordó Sánchez, la economía será uno de los grandes desafíos de «esta legislatura del diálogo social, territorial y generacional».

Sin duda, otro gran reto será lidiar con una oposición que se presume «muy dura», tal y como admitió ayer Sánchez en conversación informal con la prensa. Por su parte, aseguró que tenderá la mano hacia el diálogo y el acuerdo: «Los ciudadanos nos están demandando una España de colaboración, y no de crispación; de convivencia, y no de sobreexcitación y abonada a la descalificación», dijo. 

Sánchez asume Cataluña

La convivencia con Podemos, la economía y frenar a la oposición no parecen tareas sencillas, pero el gran desafío al que se enfrenta Sánchez es el mismo que viene empapando la política española en los últimos años: el secesionismo, con el que ha pactado para renovar en la Moncloa. Tal y como reconoció, la agenda catalana la asumirá él de primera mano junto a la vicepresidenta Calvo, pero contará con las aportaciones de Salvador Illa, quien como secretario de organización del PSC pretende que sea «mucho más que un ministro de Sanidad», Ábalos y dirigentes de peso en otros departamentos, liberando así a Carolina Darias, la titular de la Política Territorial. Su reunión con Torra no tiene fecha, pero será en días.

Como se esperaba, no hubo sorpresas en la lista de los 22 miembros del Gabinete que se ha venido divulgando una vez confirmados por la Moncloa. 11 hombres y 11 mujeres. De forma extraordinaria, mañana se reúne por primera vez el Consejo de Ministros en un encuentro en el que no se descarta que aprueben alguna medida de carácter simbólico recogida en el programa de Gobierno acordado entre el PSOE y Podemos. A su conclusión, Sánchez ofrecerá su primera rueda de prensa en mucho tiempo.

Comentarios

Sánchez define la coalición de Gobierno: «Varias voces, pero una misma palabra»