La oposición acusa a Pedro Sánchez de pretender «maniatar» al Congreso

Exige retrasar las sesiones de control para que no se solapen con los Consejos de Ministros

El portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal y la del PP, Cayetana Álvarez de Toledo
El portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal y la del PP, Cayetana Álvarez de Toledo

Madrid / La Voz

Salvando los ciclos electorales y otras excepciones que, de habituales en los últimos años, casi parecen regla, la semana estaba bastante ordenada en la primera línea de la política estatal. Los lunes, reunión de las ejecutivas de los partidos; las mañanas de los martes, Junta de Portavoces antes del inicio del Pleno en el Congreso, y a la tarde, sesión de control al Ejecutivo en el Senado. El miércoles se concentraba el trabajo en la Cámara Baja, con la habitual tempranera sesión de control al Ejecutivo tras la que se debatían las proposiciones de ley o mociones de cada uno de los grupos con sus correspondientes votaciones. Los miércoles también era un día que se exprimía al máximo para las comisiones parlamentarias. Las mañanas de los jueves solían estar dedicadas al debate y votación de los proyectos legislativos del Gobierno, y las tardes, para un último arreón de las comisiones. Los viernes, el gran y casi único protagonismo mediático se lo llevaban el Consejo de Ministros y la posterior rueda de prensa. Así viene siendo en la última década.

Sin embargo, el anuncio de Pedro Sánchez de mover la reunión de su Gabinete para las mañanas de los martes amenaza con desordenarlo todo. ¿Qué explicación tiene este cambio? El líder del Ejecutivo argumenta que así podrán «planificar y anticiparse a los acontecimientos» de una manera más eficaz, pero esta explicación no acaba de convencer a todos. Fuentes del anterior Gobierno popular apuntan a La Voz que el cambio responde a la necesidad de Sánchez de atar en corto a Pablo Iglesias, ya que, como presidente del Gobierno, tendrá que seguir acudiendo muchos jueves y viernes a Bruselas por el Consejo Europeo. «En un Gobierno monocolor, como el anterior socialista o el nuestro [de Rajoy], no tiene mayor problema, porque se delega en el vicepresidente para liderar el Consejo de Ministros», apuntan, deslizando una falta de confianza del actual jefe del Ejecutivo en su vicepresidente Iglesias.

PP y Cs, pero también otras formaciones minoritarias que apoyaron la investidura de Sánchez, como Compromís, denuncian que con el paso del Consejo de Ministros del viernes al martes lo único que pretende Sánchez es «acallar», «opacar», «maniatar» y «adormilar» al Congreso y al Senado.

Ni diputados ni senadores dispondrían de margen para registrar sus preguntas al Gobierno, ya que muchas quedarían obsoletas tras el anuncio de nuevas medidas en los Consejos de Ministros, y sin tiempo para reaccionar. Por ello, Cs pidió ayer que se ampliara el plazo para modificar las preguntas orales hasta el martes por la tarde, mientras el PP y Vox coincidieron en que lo más oportuno sería retrasar el control al miércoles por la tarde o al jueves por la mañana. PSOE y Podemos no parecen estar por la labor.

Comentarios

La oposición acusa a Pedro Sánchez de pretender «maniatar» al Congreso