Cientos de miles de iraquíes se manifiestan contra la ocupación de EE.UU.

Convocados por el influyente clérigo chií Al Sadr exige el cierre de todas las bases militares y de los contratatistas estadounidenses

Algunos manifestantes quemaron imágenes de Trump o exhibieron fotos de él ahorcado
Algunos manifestantes quemaron imágenes de Trump o exhibieron fotos de él ahorcado

Cientos de miles de personas exigieron este viernes en las calles de Bagdad la salida de Irak de las tropas de EE.UU., tres semanas después del asesinato del general iraní Qasem Soleimani. La multitudinaria «marcha de un millón de hombres» fue convocada por el clérigo chií Muqtada al Sadr, una de las figuras más destacadas de la política iraquí, para protestar contra dieciséis años de presencia norteamericana en el país, según recoge Europa Press de la agencia de noticias iraquí Nina.

La manifestación ha comenzado en la intersección de Al Jadiriya, y avanzó por las principales calles de la capital entre fuertes medidas de seguridad y bajo prohibición expresa a los políticos iraquíes de que acudieran a la protesta, para remarcar la naturaleza completamente apartidista de la misma. «Ha llegado la hora de la nación, la independencia y la soberanía», hizo saber el clérigo este jueves en un comunicado en su página web, en el que pidió «acudir al apoyo de los amados, que están pidiendo ayuda».

Pancartas escritas tanto en árabe como en inglés mostraban lemas como: «No, No, a Estados Unidos», «sí, sí a la soberanía iraquí», o «el terrorismo global se hace en los Estados Unidos de América». Algunos manifestantes quemaron imágenes del presidente Donald Trump, y otros levantaron sus fotos con una «X» roja tachada encima.

«Estamos a la espera de sus ordenes [de Al Sadr] para sacar a las fuerzas estadounidenses de cualquier manera que el líder quiera», indicó a Efe Sadiq Hasouna, un funcionario público de 35 años de Ciudad Sadr, el barrio chií de la capital iraquí. El hombre afirmó que había acudido a la marcha con el «sudario», expresando su disposición a morir y asegurando que solo aguardaba las órdenes del líder Muqtada al Sadr.

Ziyad Qasim Abdullah, un chófer de 39 años, también participó en las protestas. Acudió a la llamada del clérigo chií para, según dijo a Efe, «contribuir a la presión popular para expulsar a las fuerzas de la ocupación» del país. «No hemos obtenido nada de  Estados Unidos excepto los problemas, guerras y asedios, y fueron ellos quienes crearon conflictos sectarios en Irak y dividieron a su gente para saquear la riqueza de nuestro país», aseguró Abdullah, reclamando una verdadera reforma política y que los corruptos rindan cuentas.

«El líder Muqtada siempre ha pedido un Gobierno fuerte que trabaje para el pueblo y responsabilice a todos los corruptos, y estos son pasos importantes en la reforma política y la restauración de la soberanía». 

En un comunicado pronunciado por uno de sus asesores delante de los manifestantes en Al Jadriyah, Al Sadr anunció una «pausa temporal» de la resistencia y expresó varias demandas, entre ellas, el cierre de todas las bases militares y compañías de seguridad estadounidenses en Irak. Además, pidió la cancelación de todos los acuerdos de seguridad con «el ocupante». Al Sadr dijo que recurrirán a todos los medios pacíficos hasta que se cumplan estas demandas y salga todos los soldados hasta el último de Irak.

Comentarios

Cientos de miles de iraquíes se manifiestan contra la ocupación de EE.UU.