El bipartidismo resucita y frena en seco al populismo en Emilia-Romaña

La victoria del centroizquierda refuerza su peso en el Gobierno de coalición de Conte. El M5E ha pasado del 43 % al 7 % en Calabria y solo ha logrado un 4,7 % en Emilia-Romaña


Roma / Corresponsal

Con la contundente derrota de la Liga de Matteo Salvini en la región italiana de Emilia-Romaña, el equilibrio de las fuerzas políticas surgido de las elecciones del 2018, con tres formaciones casi empatadas, cambia de manera significativa. La tendencia ahora es la vuelta del bipartidismo al quedar casi fuera de la contienda política el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y resucitar el centroizquierda italiano.

La victoria contra pronóstico del Partido Demócrata (PD) afianza esta formación como primera fuerza en la región y da alas al partido de Nicola Zingaretti, que ahora podrá imponer su programa en el Gobierno de coalición de Giuseppe Conte. También en Calabria el PD se convierte en el partido más votado mientras que la Liga es superada por Forza Italia de Silvio Berlusconi, lo que supone un frenazo importante a las aspiraciones del exministro del Interior.

¿Por qué Salvini ha perdido en una región en la que en las elecciones europeas de mayo del 2019, había superado por un 7 % a la izquierda? A la pregunta que hoy todos se hacen en Italia responde el Instituto Cattaneo, que ha comparado el flujo de votos de esas elecciones y de las actuales. La conclusión es clara: los electores del M5E han votado en bloque por el PD y por su candidato, Stefano Bonaccini, para frenar el populismo y recuperar las raíces políticas de un territorio en el que siempre se ha respirado izquierda y antifascismo. En la región en la que el Movimiento ha nacido y crecido, el pobre resultado de estas elecciones (4,7 %), se une a la derrota total en Calabria, donde ni siquiera estarán presentes en el Parlamento regional, al pasar del 43,?4 % del 2018 a solo el 7,35 %. Todo ello pone en alerta y agudiza la crisis interna de 5 Estrellas solo unos días después de la dimisión de Luigi Di Maio como jefe político y a la espera de su asamblea del mes de marzo. 

Alivio para Giuseppe Conte

Quien ha respirado de alivio tras los resultados del domingo ha sido el presidente del Gobierno, Giuseppe Conte, que ha neutralizado la presión de Salvini pidiendo elecciones generales y ahora puede soñar con llevar la legislatura a su fin: «Hay quien ha intentado hacer impropiamente de esta cita electoral un referendo en contra o a favor del Gobierno nacional y ha perdido», dijo mientras anunciaba que habrá una confrontación dentro del Ejecutivo de coalición para establecer la agenda de los próximos meses. Ahora que el equilibrio entre el M5E y el PD ha cambiado, el secretario del partido de centroizquierda, Nicola Zingaretti, espera «un relanzamiento de la estación reformista del Gobierno» e iniciar una nueva fase.

Salvini es el gran perdedor ya que se jugaba su credibilidad en estas elecciones. No solo no ha logrado «arrasar» en Emilia-Romaña, sino que la Liga sufre también una sangría de votos en la región, donde ha pasado del 33,8 % de las elecciones europeas de mayo, al 32 %. En Calabria las cosas han ido peor. Allí la caída ha sido en picado pasando del 22,61 % de las europeas al 12,25 %. Aun así, ha insistido en que «el centroderecha se ha confirmado como mayoría en el país» y ha dicho que volvería a hacer «lo mismo, incluida la llamada en el Pilastro», el barrio de Bolonia en el que llamó por el interfono a una familia preguntando si eran traficantes de droga.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El bipartidismo resucita y frena en seco al populismo en Emilia-Romaña