La City se prepara para la abultada factura del divorcio de la UE

El centro financiero de Londres podría perder entre 2.300 y 30.000 millones de euros y ver afectada su posición internacional


Londres / E. La Voz

Boris Johnson insiste en que la materialización del 'brexit' este viernes abrirá nueva «era dorada» para el Reino Unido. Pero en el mundo de los negocios y, en particular, en el sector financiero no se fían de sus pronósticos y ya están haciendo cuentas del coste que tendrá para ellos perder acceso al mercado único el próximo año, una vez finalizado el período de transición.

En enero del 2021 los bancos y aseguradoras perderán el llamado pasaporte financiero que les permite operar en los otros 27 países de la UE, de donde provienen el 25 % de sus ganancias: 50.000 millones de libras (59.000 millones de euros).

En el sector confiaban en que el primer ministro priorizase un acuerdo que le permitiera a las instituciones de la City de Londres el mayor acceso al mercado europeo posible. Motivos para estas expectativas tenían, pues el sector bancario y asegurador es el mayor exportador del país, el principal generador de impuestos y emplea a decenas de miles de personas solo en la capital.

Sin embargo, los anuncios de Downing Street de que en un futuro cercano aspira separarse de las regulaciones financieras comunitarias y las demandas de la UE a Londres para que permita a los pescadores europeos seguir faenando en sus aguas han enfriado las expectativas.

Reclamación de los eurófobos

La industria pesquera tiene un valor 169 veces menor que la de los servicios financieros y apenas emplea a 8.000 personas en comparación con más de un millón del sector financiero, según el Gobierno británico. No obstante, la recuperación del control sobre las aguas territoriales es un tema fundamental para los eurófobos que impulsaron el brexit.

La consultora Oliver Wyman, en un informe citado por Efe, alertó que aun logrando alguna equivalencia, las firmas de la City podrían perder 2.000 millones de libras (2.300 millones de euros) y estarían en riesgo unos 4.000 empleos en el Reino Unido. De no conseguir nada de la UE el monto podría superar los 30.000 millones de euros y estarían amenazados 35.000 puestos de trabajo. Estos datos explican por qué varias entidades se preparan para mudar unos 7.000 empleos a la otra orilla del Canal en los próximos meses, según la consultora EY.

En un intento por rebajar las preocupaciones, la Confederación Británica de la Industria (CBI, por sus siglas en inglés) la semana pasada demandó del Gobierno que los tomara en cuenta a la hora de iniciar las conversaciones sobre la relación futura con la UE y le exigió que presentara las propuestas que llevará a dichas negociaciones.

Irlanda sugiere concesiones financieras a cambio de pesca

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, advirtió al Reino Unido que si quiere lograr un acuerdo de libre comercio con la UE que, entre otras cosas, le permita a sus bancos seguir operando en el bloque comunitario deberá aceptar que los pescadores del club sigan faenando, como hasta ahora, en sus aguas.

«Y si los servicios financieros y el entretenimiento, audiovisuales, están aislados del mercado único, el mercado europeo, eso significará un golpe muy severo para la economía británica y, en particular, para Londres. Entonces, ya saben, es posible que tengan que hacer concesiones en áreas como la pesca para obtener concesiones de nuestra parte en áreas como los servicios financieros», afirmó el premier.

Varadkar llamó a las autoridades británicas a iniciar las discusiones para la relación futura con ponderación, pues «la realidad de la situación es que la Unión Europea son 27 estados y el Reino Unido es solo uno».

Comentarios

La City se prepara para la abultada factura del divorcio de la UE