Dos satélites, a punto de chocar sobre Estados Unidos

Los artefactos volaron el miércoles a pocos metros entre sí en la vertical de Pittsburgh


redacción / la voz

En la mítica serie Doctor en Alaska, que triunfó en la primera mitad de los años ochenta, se sucedían las situaciones surrealistas. Los seguidores de esta ficción televisiva sabían perfectamente qué significaba la «maldición O’Connell». La cuestión era que las parejas de Maggie O’Connell acababan muriendo en las circunstancias más extrañas. Como el pobre Rick, que falleció aplastado por un satélite cuando estaba de acampada. Al margen del humor negro de esta ficción estadounidense, los imprevistos ocasionados por estos artefactos espaciales que surcan el cielo y son muy numerosos, no son ninguna broma. Dos grandes satélites inactivos, el telescopio Iras (Infrared Astronomical Satellite) de la NASA y el Ggse-4, volaron a pocos metros entre sí sin llegar finalmente a chocar el pasado miércoles en la vertical de Pittsburgh, Estados Unidos.

La compañía de rastreo espacial LeoLabs descubrió que los dos objetos iban a pasar uno al lado del otro con solo 13 metros de separación a unos 800 kilómetros de distancia de la superficie terrestre y a una velocidad próxima a los 50.000 kilómetros por hora, según Europa Press. La empresa de localización, que utiliza una red de radares terrestres para detectar y rastrear objetos en órbita terrestre baja, estimó una probabilidad de colisión de 1 entre 20, informa la publicación MIT Technology Review.

En comparación, la Fuerza Aérea de Estados Unidos emite alertas cuando las probabilidades de colisión son superiores a 1 en 10.000. De haber colisionado los dos satélites, se habrían esparcido nuevos fragmentos de basura espacial que habrían amenazado la seguridad de otros e incluso la de la Estación Espacial Internacional.

Afortunadamente, en los primeros pases de radar de los dos objetos después del acercamiento, Leolabs no advirtió evidencia de escombros. Este evento ha servido para resaltar los riesgos de colisión causados por satélites abandonados en la órbita baja terrestre, subrayó Leolabs en su cuenta de Twitter.

Dos moles en órbita

El Iras es un telescopio espacial fuera de servicio de la NASA que se lanzó por primera vez en enero de 1983. Iras tiene un tamaño de 952 kilogramos y 258 metros cúbicos. El otro satélite es Ggse-4 (también conocido como Poppy 5B), que se lanzó en mayo de 1967. Pesa casi 86 kilogramos y puede extenderse 20 metros cuando extiende sus brazos, los apéndices que ayudan a desplegar instrumentos u otras tecnologías. Suficiente cualquiera de ellos para aplastar al pobre Rick.

Tags
Comentarios

Dos satélites, a punto de chocar sobre Estados Unidos