Nace el primer bebé de una mujer infértil por un cáncer, a partir de óvulos madurados en laboratorio y congelados

La nueva técnica, probada con éxito en Francia, abre una esperanza para las mujeres que no pueden tener hijos después de tratarse de un tumor


Redacción / La Voz

Julio no tenía que haber nacido. Pero la ciencia ha obrado el milagro. Es el primer bebé nacido de una madre infértil a causa de la quimioterapia recibida para tratar su cáncer de mama y a la que le maduraron en laboratorio sus óvulos inmaduros antes de ser congelados por vitrificación y ser fertilizados cinco años después. Este nuevo hito en la fertilización humana fue logrado por un equipo de medicina reproductiva del hospital francés Antoine Béclère de Clamart y los resultados se han publicado en la revista científica Annals of Oncology.

Supone el primer caso de éxito de maduración in vitro como solución a los problemas de fertilidad asociados a la quimioterapia y constituye una esperanza para aquellas mujeres que ven comprometida la posibilidad de tener hijos tras someterse a los tratamientos de lucha contra el cáncer. «Este éxito representa un avance importante en el campo de la preservación de la fertilidad», aseguró al diario Le Parisien Michaël Grynberg, director del departamento de medicina reproductiva del hospital galo. Hasta ahora, la fertilización in vitro había sido exitosa en casos de fertilización inmediata, pero no tras la congelación de óvulos. 

«Sabemos -añadió Grynberg en un comunicado- que la competencia ovocitaria o embrionaria sigue siendo menor que después de la estimulación ovárica. Sin embargo, este éxito demuestra que la técnica de maduración in vitro de ovocitos es una opción real para preservar la fertilidad». En el caso de la madre de Julio, que ahora tiene 34 años y que contaba con 29 cuando fue sometida a quimioterapia para recuperarse del cáncer, la estimulación ovárica estaba contraindicada ante la posibilidad de que la terapia hormonal le provocase una recaída de su tumor de mama.

«Este primer nacimiento después de la maduración de los ovocitos es una verdadera esperanza para los pacientes que no pueden recibir estimulación ovárica», destacó en Le Parisien la profesora Nelly Achour Fydman. Oros dos embarazos están actualmente en curso utilizando la misma técnica en el hospital universitario de Clamart.

En el caso de esta paciente los médicos le ofrecieron la posibilidad de vitrificar sus ovocitos después de ser madurados in vitro en combinación con la criopreservación del tejido ovárico, ante la contraindicación de la estimulación ovárica. La mujer rechazó la segunda opción, ya que era necesario extraer el tejido mediante laparoscopia, lo que consideraba demasiado invasivo. Entonces, seis días después, se le practicó un procedimiento de emergencia con el que se consiguió recuperar siete óvulos inmaduros que se maduraron in vitro.

Fue cinco años después, cuando se descubrió que la quimioterapia había vuelto infértil a la mujer, cuando los médicos propusieron utilizar los óvulos congelados, que fueron fertilizados mediante una inyección de esperma intracitoplasmática. Cinco óvulos fueron fertilizados con éxito y un embrión fue transferido al útero de la paciente. Así fue como Jules nació el pasado 6 de julio, un bebé completamente sano cuyo caso se acaba de convertir en una publicación científica.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Nace el primer bebé de una mujer infértil por un cáncer, a partir de óvulos madurados en laboratorio y congelados