El coronavirus de Italia llega a la Península

Confirmados en menos de 24 horas siete casos, cuatro en Canarias, uno en Barcelona, otro en Castellón y uno más en Madrid


redacción / la voz

Era inevitable. Con un foco de coronavirus a las puertas, en la vecina Italia, pocos especialistas dudaban de que acabaría entrando en España. Y así fue. En apenas 24 horas se han identificado siete nuevos casos de Covid-19: cuatro en Tenerife, uno en Barcelona, otro en Villarreal (Castellón) y uno en Madrid. Y las siete guardan relación con el brote italiano. Son contagios importados y, por lo tanto, aislados, por lo que en este momento no se puede hablar de episodios de transmisión ocurridos en España. Las siete nuevas infecciones se suman a las otras dos detectadas hace unas semanas: un turista alemán en La Gomera y un británico en Mallorca, que fueron dados de alta.

Hasta ahora, el coronavirus había llegado a las islas, pero no a territorio peninsular, tendencia que se ha roto con la confirmación de los casos de Barcelona y Castellón. El de Cataluña se corresponde con una mujer italiana de 36 años, pero afincada en la Ciudad Condal, que había viajado hace unos días al norte de su país, a Bérgamo y Milán, uno de los focos del brote. «Ella misma fue al hospital porque tenía síntomas. Se le hizo una analítica y dio positivo, por lo que el protocolo ha funcionado», manifestó la consejera de Sanidad, Alba Bergés. El estado de la paciente es «leve», pero se decidió el aislamiento en sus domicilios durante 14 días de las 25 personas que estuvieron en contacto con la mujer. Ninguna presenta síntomas de la enfermedad.

En la tarde de ayer ayer se confirmó el cuarto caso en un hombre que estaba en aislamiento en el Hospital de La Plana, en Villarreal, y que había viajado recientemente a Milán, aunque no formaba parte de la expedición de aficionados del Valencia que acudieron a San Siro para presenciar el partido contra el Atalanta. A última hora, se confirmaba un quinto caso, de un joven de 24 años en Madrid que sí viajó al norte del país y estará en el hospital Carlos III.

Tanto el caso de Barcelona como el de Castellón todavía deben ser confirmados por el Centro Nacional de Microbiología, en Majadahonda (Madrid).

La medida más contundente, sin embargo, fue tomada por el Gobierno de Canarias, que mantiene aislados bajo supervisión sanitaria a los 1.000 trabajadores y clientes hospedados en el hotel H10 Costa Adeje Palace, en el sur de Tenerife, donde se han identificado cuatro  casos que han dado positivo por coronavirus. El primero se dio a conocer en la noche del lunes. Se trata de un médico italiano de la región de Lombardía, una de las zonas más afectadas por el virus.

España extenderá las pruebas del virus a pacientes ingresados con neumoníaAyer por la tarde se confirmó que su mujer también estaba contagiada. Ya en la medianoche, la Consejería de Sanidad confirmaba dos nuevos positivos entre los alojados en el hotel, que  formaban parte del círculo más estrecho de personas que acompañaba al médico italiano.

Desde la recepción del complejo se llamó a cada habitación para advertir a los clientes que no podían abandonar el hotel ni sus estancias. Sin embargo, la BBC, que se puso en contacto con varios turistas británicos encerrados, informaba de que «la gente caminaba por el hotel y usaba tumbonas», aunque el cordón policial les impedía la salida de las instalaciones. Otro huésped se mostró más alarmado por la situación y advirtió que el italiano que dio positivo había estado en el establecimiento durante seis días, por lo que «durante ese tiempo, probablemente, 500 o 600 personas debieron de abandonar el hotel y regresar a varios lugares en Europa».

«Normalidade» en Canarias

Los nuevos casos detectados en las islas no parece, sin embargo, que haya disparado las alarmas. O al menos así lo cuenta el gallego Carlos Castaño, que tiene una empresa de tumbonas en la playa de El Médano, al sur de Tenerife. «A praia está chea de xente: vai unha calor tremenda. Fálase máis do bourel que do coronavirus. Non se ve a ninguén con máscara nin nada diso. Hai cen por cento normalidade», dijo.

Mil personas, aisladas en un hotel de Tenerife donde se identificaron dos casosA esta misma normalidad aludió el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que hizo una llamada a la calma. «Todos son casos importados. No tenemos acreditada en estos momentos ninguna transmisión en España», destacó el titular del departamento tras una reunión con los consejeros de las distintas autonomías para analizar la situación.

Gobierno y comunidades acordaron hacer la prueba del coronavirus a todas aquellas personas que estén ingresadas y tengan neumonía u otras infecciones respiratorias agudas graves, siempre que se hayan descartado otras posibles etiologías, como la gripe. Fue el propio conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, quien lo adelantó a los medios tras la reunión del Consejo en Madrid.

Ampliación de zonas de riesgo

Almuiña explicó que se ha consensuado la ampliación y actualización de nuevas zonas de riesgo para la definición de casos a China, Corea del Sur, Singapur, Irán y cuatro regiones del norte de Italia, con el fin de incluir a las personas que hayan estado en los países en donde hay focos de infección actualmente. «Las personas que presenten síntomas y que en los 14 días anteriores hayan estado en alguna de estas zonas de riesgo han de ser consideradas posibles casos y, por tanto, se deben realizar las pruebas y aplicar los procedimientos correspondientes», señaló el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Se desaconsejará, sin que haya una prohibición expresa, viajar a las zonas en las que hay un número importante de infectados y con criterios unificados por la Unión Europea. El ministerio anunció que se van a preparar en colaboración con Aena folletos con medidas de prevención para difundirlos en los aviones que aterricen en España.

Cuatro nuevas víctimas elevan a once los fallecidos en el norte italiano

El coronavirus sumó ayer cuatro nuevas víctimas en Italia, donde el número de fallecidos se eleva a once, con lo que se convierte en el tercer país del mundo con más óbitos, igualado con Corea y solo superado por China, con 2.663, e Irán, 16.

El número de contagios aumenta, aunque no se ha disparado. Son 323 personas, la gran mayoría en la zona norte. Pero llama la atención el foco que se ha abierto en el sur del país, en Palermo, la capital de Sicilia, donde se han identificado tres casos, aunque se trata de turistas procedentes de Bérgamo, cerca de Milán, que estaban de vacaciones en la isla. Los cuatro nuevos fallecidos en Italia son dos hombres de 84 y 91 años y dos mujeres de 83 y 76 años, con lo que se confirma el perfil de las víctimas: personas mayores y con patologías previas.

Comentarios

El coronavirus de Italia llega a la Península