Así se ha reducido la contaminación en China por el coronavirus

La Voz

ACTUALIDAD

NASA

La NASA publica unas imágenes en las que se aprecia el impacto que ha tenido en el país asiático la paralización de la actividad productiva

01 mar 2020 . Actualizado a las 18:30 h.

China asiste a un curioso fenómeno, el lado menos malo de una crisis que ya se ha cobrado en el país asiático casi 2.900 vidas: el coronavirus ha reducido su contaminación. En realidad, los responsables de esta caída de las emisiones han sido las restricciones de la actividad productiva, los vetos comerciales, las cuarentenas y las cancelaciones de vuelos. Un respiro para el medio ambiente que, sin embargo, será solo temporal. 

Esta consecuencia de la desaceleración puede apreciarse en unas imágenes de satélites hechas públicas por la NASA. Los mapas muestran niveles decrecientes de dióxido de nitrógeno -el gas nocivo emitido por los vehículos de motor, las centrales eléctricas y las instalaciones industriales- directamente proporcionales a los esfuerzos de las autoridades chinas por contener el brote del coronavirus. La pulcritud de la atmósfera comenzó a notarse primero en Wuhan, fuente del COVID-19, pero luego fue extendiéndose por todo el país. 

NASA

La agencia espacial estadounidense ha comparado la situación de principios de enero con la de finales de febrero, un cambio de escenario drástico que, valoran desde allí, nunca se había visto en un área tan amplia por una situación específica. Sí se notaron en la calidad del aire los efectos de la crisis económica del 2008, pero no de manera tan radical. Los niveles de dióxido de nitrógeno mermaron entonces de forma más gradual, del mismo modo que durante los Juegos Olímpicos de Pekín del 2008.