Los presos del 1-O no podrán dormir en sus casas pese al estado de alarma

La medida solo es aplicable a los detenidos en tercer grado

unqueras, a su llegada a la Universidad de Vic a principios de marzo desde la prisión de Lledoners
unqueras, a su llegada a la Universidad de Vic a principios de marzo desde la prisión de Lledoners

Madrid / La Voz

Los nueve líderes independentistas condenados en el juicio del procés no podrán beneficiarse por ahora del oficio dictado por el Ministerio de Interior que desarrolla el decreto de estado de alarma para que los reclusos que disfrutan del régimen de semilibertad puedan quedarse en casa con control telemático sin necesidad de pernoctar en prisión.

La medida solo es aplicable a los clasificados en tercer grado. Este no es el caso de los líderes secesionistas que, aunque pueden salir diariamente a trabajar, lo hacen bajo el amparo de la aplicación del artículo 100.2 del régimen penitenciario y siguen clasificados en el segundo grado.

Interior precisa, sin embargo, que todos los que estén en su misma situación sí podrían acogerse a las nuevas medias en caso de que un juez lo apruebe. «El cumplimiento telemático de las penas es competencia exclusiva de las juntas de tratamiento», recordó ayer Instituciones Penitenciarias en un comunicado, en el que precisa que «los internos clasificados en 100.2 no tienen posibilidad de pernoctar en sus domicilios ni de acceder al control telemático salvo que lo haya autorizado previamente el juez en su plan de tratamiento individualizado». Los independentistas presos ya habían renunciado a disfrutar de sus permisos para ir a trabajar o hacer labores de voluntariado desde que se decretó el estado de alarma pese a que esa autorización no había sido revocada. 

Urdangarin, tampoco

Tampoco podrá beneficiarse de la medida Iñaki Urdangarin, cuñado de Felipe VI, condenado a cinco años y 10 meses de prisión en el caso Nóos, que no ha obtenido todavía el tercer grado aunque puede salir a hacer voluntariado para dormir cada noche en prisión en aplicación también del artículo 100.2.

En el caso del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, Instituciones Penitenciarias suspendió por el estado de alarma la reunión de la junta de tratamiento del pasado miércoles que iba a estudiar concederle el tercer grado, por lo que también tendrá que esperar. Sí podrán beneficiarse de la medida los 13 condenados en el juicio por las tarjetas black que están clasificados en el tercer grado.

Comentarios

Los presos del 1-O no podrán dormir en sus casas pese al estado de alarma