El Gobierno pondrá en marcha un ingreso mínimo vital

Sanidad cierra con China la compra de 550 millones de mascarillas y 5,5 millones de test rápidos

Los ministros Escrivá e Illa, en rueda de prensa
Los ministros Escrivá e Illa, en rueda de prensa

Redacción / La Voz

El Gobierno de Sánchez sigue trabajando para tratar de paliar la crisis económica que traerá consigo el coronavirus. Algunas de las medidas aprobadas estos días fueron desgranadas este miércoles por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que además anunció que ya están trabajando para aprobar en los próximos días un ingreso mínimo vital. Tal y como aseguró, el Gobierno «está comprometido» con la puesta en marcha de este mecanismo. «Estamos estudiando el diseño de la medida y en cuanto esté preparada en sus detalles se comunicará y se implementará», señaló Escrivá

Escrivá confirmó además que el Gobierno trabaja en medidas adicionales para proteger a las empleadas de hogar de los efectos de la crisis. Preguntado por la prestación para padres que no puedan teletrabajar y que tengan que cuidar de sus hijos que se anunció cuando se cerraron los colegios, el ministro señaló que esa prestación se pensó para una situación muy concreta que se ha visto «ampliamente superada», por lo que el Gobierno está trabajando en medidas «de mayor amplitud».

;
Los autónomos afectados por el COVID-19 podrán solicitar una prestación de al menos 950 euros Lo ha confirmado el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Otro de los colectivos que más afectados están por el estado de alarma es el de los autónomos. Tal y como explicó Escrivá «cualquier autónomo en España que haya visto interrumpida o reducida de forma intensa su actividad tiene derecho a una prestación que va a llegar al menos a los 900 euros». Aseguró que los trabajadores por cuenta propia que vean afectadas sus cuentas por el COVID-19 quedarán exonerados de sus cotizaciones sociales y recibirán unas prestaciones de 661 euros al menos que, «sumada a la exoneración, acercará la cantidad a los 900 euros», de los que habló Escrivá. «Es una prestación que ya está disponible. Y es de las más extensas, integrales y generosas que se están dando en los países de nuestro entorno», sentenció. Más de 50.000 autónomos ya han solicitado esta prestación extraordinaria creada para este colectivo. 

También confirmó que más de 130.000 personas han solicitado la baja por incapacidad temporal como consecuencia de la pandemia. Y recordó que en este caso los costes laborales los asume la Seguridad Social desde el primer día.

En el ámbito de las empresas, Escrivá recordó que los ERTE llevan acompañada una exoneración de las cotizaciones sociales, «una medida novedosa que nunca se ha hecho antes y que tiene como objetivo que las compañías opten por los ERTE y no por el despido» de sus trabajadores. En el caso de las pequeñas empresas, la exoneración es completa, «no van a tener que pagar las cotizaciones sociales mientras dure el estado de alarma», mientras que en el caso de las de mayor tamaño «la exoneración llegará al 75 %». 

El ministro de Seguridad Social anunció también que se están concediendo permisos de trabajo «de manera exprés» a todos los extranjeros que están de forma regular en España y que pueden trabajar como personal sanitario. El responsable de Migraciones también ha recordado que «se han adaptado a las circunstancias» todos los trámites en materia de Extranjería y también las gestiones relacionadas con el sistema de acogida de atención humanitaria y para beneficiarios de protección internacional.

Compra de material de 432 millones

España ha llegado a un acuerdo con el Gobierno de China. Tal y como anunció el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el Ejecutivo cerró la compra de 550 millones de mascarillas y 5,5 millones de test rápidos por los que pagará un total de 432 millones de euros. Illa detalló que, además, se ha logrado comprar a dos proveedores chinos un total de 950 respiradores, que se distribuirán entre abril y junio, así como once millones de guantes de dos proveedores que serán suministrados durante cuatro semanas.

En cuanto a las mascarillas, se han conseguido a través de tres proveedores, garantizando ocho semanas de suministro. Serán de tipo quirúrgico y también de protección respiratoria, dirigidas tanto a pacientes como a profesionales sanitarios. Los test rápidos se van a entregar durante marzo y abril, tras negociar con dos proveedores. «El suministro se va a hacer de forma escalonada, semanalmente. A finales de esta semana se va a hacer una primera entrega importante de estos productos», resaltó Illa, quien explicó que el acuerdo con China se produjo tras la llamada que tuvo lugar la semana pasada entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su homólogo chino, Xi Jinping. A partir de ahí, distintos ministerios como el de Industria, Hacienda o Exteriores colaboraron con Sanidad para cerrar este contrato, que «ya está pagado en su integridad».

Comentarios

El Gobierno pondrá en marcha un ingreso mínimo vital