EE.UU. acusa Maduro de narcotráfico y ofrece 15 millones de dólares por su captura

El fiscal general también ofrece 10 millones de dólares por la captura de otros cuatro cargos o excargos del régimen chavista

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro

Caracas / corresponsal

A pesar de las crecientes solicitudes para que se suspendan las sanciones contra Irán y Venezuela, Estados Unidos ha optado por dar un paso más para propiciar la caída de Nicolás Maduro. Su Departamento de Justicia presentó este jueves una acusación formal por narcotráfico contra el dirigente venezolano, el número dos del régimen, Diosdado Cabello; el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; los ministros de Defensa, Vladimir Padrino, de Economía, Tareck el Aissami, y de Interior, Néstor Reverol, y otros nueve altos funcionarios del Gobierno chavista.

El fiscal general de EE.UU., William Barr, anunció además una recompensa de 15 millones de dólares (13,6 millones de euros) por cualquier información que lleve a la captura de Maduro. También ofrece 10 millones de dólares (9 millones de euros) por cualquier pista que lleve a la detención de Cabello, El Aissami, el exdirector de Inteligencia militar Hugo Carvajal y el excomandante Clíver Alcalá Cordones. Este último anunció ayer que se entregará al Estado colombiano, tras señalar que no forma parte ya el régimen madurista e implicarse en un supuesta entrega de armas a Juan Guaidó.

Hugo Carvajal, alias el Pollo, está prófugo de la Justicia española desde hace cuatro meses, después de que la Audiencia Nacional rectificará una primera decisión y aceptará la solicitud de extradición de Estados Unidos. Otro de los imputados, Nervis Villalobos, implicado en uno de los casos de corrupción más importantes de los últimos 20 años, está recluido en la cárcel de Soto del Real desde octubre del 2017.

En una rueda de prensa por videoconferencia, el fiscal general de EE.UU. afirmó que el proceso judicial no debe ser visto como la respuesta de Washington a la solicitud de suspensión de sanciones contra Venezuela, ni como una condición que agrave la crisis del coronavirus, para la cual el régimen de Maduro ha pedido un préstamo al FMI y ha reconocido así la ruinosa situación de su sistema de salud pública. «Creemos que este es el mejor momento porque los venezolanos necesitan un Gobierno capaz de enfrentar la pandemia», dijo Barr.

El precedente, Panamá

Es la segunda vez en la historia de EE.UU. que se presentan cargos contra un jefe de Estado después de que, en 1989, se acusara de narcotráfico al dictador Manuel Antonio Noriega. Meses después tropas estadounidenses invadieron Panamá para detenerlo. Ante la pregunta de si la imputación implica una intervención militar en Venezuela, Barr señaló que se reserva los próximos pasos.

Según el fiscal general, desde hace veinte años Maduro y otros altos cargos del chavismo lideran el cartel de los Soles (en referencia a las insignias que llevan en los uniformes los militares venezolanos de alto rango), que han trabajado con los disidentes de las FARC para hacer llegar a EE.UU. unas 250 toneladas de cocaína por año. En esa conspiración implica a dos exaltos cargos de las FARC Iván Márquez y Jesús Santrich, que también han sido imputados. De ser juzgados y condenados, los acusados afrontarían penas de entre 15 años a cadena perpetua, señaló el fiscal general.

Comentarios

EE.UU. acusa Maduro de narcotráfico y ofrece 15 millones de dólares por su captura