Los sindicatos denuncian un millón de despidos y piden prohibirlos

Proponen medidas disuasorias que dificulten los ceses como aprobar una moratoria similar a la italiana, que los prohibió durante dos meses


Madrid / La Voz

Los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, denunciaron este jueves que muchas empresas están despidiendo a sus trabajadores en medio de la crisis sanitaria, en lugar de acogerse a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) con los que preservar los puestos de trabajo y facilitar luego la recuperación. Según sus estimaciones, marzo se cerrará con un millón de despidos individuales (tres cuartas partes, por rescisión de contratos temporales), por lo que reclaman al Gobierno que ponga en marcha medidas «disuasorias» que los «dificulte».

Las organizaciones sindicales ofrecen varias fórmulas al Ejecutivo, que van desde una moratoria similar a la italiana, que prohibió los despidos durante dos meses, hasta elevar a 45 días por año trabajado la indemnización para prescindir de un empleado, de forma que, como indicó Sordo, «no sea rentable despedir». Otra de las opciones que plantean es restringir el acceso a los avales y créditos blandos, otorgándolos solo a quienes mantengan el empleo.

«Exigimos que no haya despidos. Exigimos al Gobierno que tome medidas para evitarlos durante este estado de emergencia. Que se modifique la ley, si es necesario», señaló Sordo, reclamando «corresponsabilidad» a las empresas.

Explicó que le habían trasladado sus reivindicaciones al Ejecutivo en la reunión del pasado lunes y que insisten en la necesidad que ampliar las medidas para «tapar la vía de agua abierta en el empleo» porque, aunque despedir «no tiene sentido económico», dado que esta crisis será temporal, no parece que la flexibilización de los ERTE haya sido suficiente para que no ocurra.

Avanzaron que las cifras de afectados por los ajustes temporales de empleo serán «astronómicas», «sin precedentes» y «muy superiores» a las primeras estimaciones, y se opusieron a la pretensión empresarial de que los ERTE por fuerza mayor se tramiten de forma automática. También insistieron en la necesidad de revisar a posteriori las causas de esos ajustes, para «evitar la picaresca». Por su parte, la patronal de las pymes (Cepyme) cuantificó ayer en casi medio millón las empresas que podrían cerrar por esta crisis.

Comentarios

Los sindicatos denuncian un millón de despidos y piden prohibirlos