Alemania registró casi cinco ataques diarios contra migrantes en el 2019

PATRICIA BAELO BERLÍN / CORRESPONSAL

ACTUALIDAD

RALPH ORLOWSKI

Las autoridades culpan a la ultraderecha de la mayoría de los 1.748 episodios

29 mar 2020 . Actualizado a las 11:14 h.

Alemania fue el país europeo que más refugiados acogió en 2019, con 142.450. Ello supone una ligera caída con respecto al año anterior, que sin embargo no parece frenar la ola de violencia racista que recorre la primera potencia del continente desde que estallara la crisis migratoria de 2015. Según una respuesta del Gobierno de Angela Merkel a una pregunta parlamentaria de La Izquierda, el año pasado se registraron más de 1.748 delitos contra demandantes y centros de asilo, frente a los 1.948 contabilizados en el año 2018.

En la lista de incidencias figuran allanamiento, daños materiales, amenazas, uso de símbolos anticonstitucionales y unas 250 agresiones físicas graves. A ello hay que sumarle los 124 actos violentos contra oenegés, trabajadores sociales y voluntarios que contribuyen al asilo. La gran mayoría de los delitos fueron perpetrados por extremistas de ultraderecha, de acuerdo con las autoridades. Eso a pesar de que aún faltan datos por recopilar de comisarías de policía locales, que normalmente elevan en torno a un 50% el número total de casos con trasfondo xenófobo.

«Está claro que en Alemania los refugiados tienen que contar hoy con la posibilidad de ser agredidos verbal o físicamente en cualquier momento», lamenta la diputada izquierdista Ulla Jelpke en declaraciones a los medios del grupo Funke. Su partido insta al Ejecutivo de la gran coalición a apoyar de forma permanente los proyectos destinados a asesorar a las víctimas así como a prevenir la violencia xenófoba.