Los test rápidos solo funcionan si el paciente lleva cinco días con síntomas

Raúl Romar García
R. ROMAR REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

ALBERTO LÓPEZ

Sanidad empieza a distribuir un millón de kits entre centros médicos y residencias

03 abr 2020 . Actualizado a las 09:19 h.

Los test rápidos para el diagnóstico rápido del coronavirus por fin han llegado a España. Son un millón de unidades que permiten detectar a SARS-CoV-2 con una simple gota de sangre tras un pinchazo en el dedo que permite detectar en apenas quince minutos la presencia de los antígenos del virus o los anticuerpos que genera nuestro organismo para defenderse del patógeno.

Ninguna de estas pruebas ha sido encargada a la empresa China Bioesay, a la que el Ministerio de Sanidad le devolvió más de 600.000 unidades encargadas porque no cumplían los requisitos. Son una decena de modelos de distintas compañías, también asiáticas, que han sido validadas por el Instituto de Salud Carlos III tras analizar otros setenta.

Pero, pese a todo, el Gobierno no se libra de la polémica. La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) considera que no se pueden utilizar «de manera rutinaria» para la detección del COVID-19 porque no ofrecen resultados fiables. Asegura que la prueba realmente fiable es la PCR, porque los nuevos kits presentan «una sensibilidad inferior al 50 %», cuando deberían estar por encima del 70 % para ser aceptables.