Junqueras pide amparo a la ONU y al Consejo de Europa para salir de la cárcel y pasar el confinamiento en su casa

LA VOZ REDACCIÓN / AGENCIAS

ACTUALIDAD

Oriol Junqueras
Oriol Junqueras Susana Vera | REUTERS

El líder de ERC advierte de que las amenazas del Supremo han perjudicado los derechos de los presos

03 abr 2020 . Actualizado a las 18:19 h.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, preso en la cárcel de Lledoners (Barcelona), ha pedido amparo «urgente» a la ONU y al Consejo de Europa al considerar que «las amenazas del Tribunal Supremo han perjudicado los derechos de todos los presos y ponen en riesgo la lucha contra el coronavirus».

Así lo ha anunciado Junqueras en Twitter, después de que las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas denegaran a los presos independentistas un permiso para pasar el confinamiento del coronavirus en sus casas, algo que sí permitieron a una quincena de reclusos de segundo grado que tenían salidas amparadas por el artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

La Generalitat anunció el martes que estudiaría los resquicios legales para poder acordar el confinamiento domiciliario de presos con el 100.2, pero el Tribunal Supremo advirtió que si se enviaba a casa a los líderes del procés los funcionarios de las juntas de tratamiento podrían incurrir en un delito de prevaricación.

Junqueras ha reclamado a la ONU y al Consejo de Europa que «tomen las medidas» oportunas de acuerdo con las «recomendaciones que ellos mismos han hecho» en relación con la situación de los presos durante la pandemia de coronavirus.

En sendas cartas enviadas a estas instancias internacionales, Junqueras denuncia que las «amenazas» del Supremo han conducido, a su entender, a aplicar un «trato discriminatorio» hacia los líderes independentistas encarcelados y otros presos del 100.2, lo que «pone en riesgo» su salud.

Por ello, reclama acciones «urgentes» para evitar estos «abusos» sobre los nueve líderes del «procés» condenados a prisión por el Supremo.

Por su parte, el expresidente de la ANC y exdiputado de JxCat encarcelado, Jordi Sànchez, ha defendido clasificar en tercer grado a presos que no representen un peligro para que puedan confinarse en casa, y ha avisado: «Tan injusto es amenazar desde el Supremo a los funcionarios de prisiones como políticamente equivocado e innecesario es poner a las juntas de tratamiento de las cárceles a los pies de los caballos».

En varios apuntes recogidos por Europa Press este viernes, ha sostenido que el criterio de la Consejería de Justicia catalana de reducir el número de presos en las cárceles era acertado: «No hacía falta modificarlo», y la solución pasa por aplicar el artículo 86.4, que permite al preso residir en el domicilio familiar, algo que requiere estar clasificado en tercer grado, ha dicho.