Cuarentena con la adicción a cuestas

Los ludópatas viven una tregua gracias al cierre de casas de apuestas, mientras las asociaciones reinventan sus terapias para ayudarles a sobrellevar el confinamiento


Todo pesa más durante el confinamiento. Las debilidades se hacen fuertes y pueden hacer saltar por los aires el frágil equilibrio en el que se sostienen ahora los hogares. «Es más fácil de llevar al tratarse de una dependencia de tipo psicológico y no de una adicción a una sustancia, que sí provoca síndrome de abstinencia». José Manuel Recouso es el psicólogo de la asociación Agalure, con sede en A Coruña, que colabora en la rehabilitación de personas con problemas de adicción al juego. Admite que, aunque la reclusión en las casas puede multiplicar en general las crisis de ansiedad, los ludópatas viven una efímera tregua en su lucha cotidiana por no recaer.

Es uno de los efectos colaterales del cierre de negocios no esenciales. Las casas de apuestas y salas de juegos también han tenido que echar el candado mientras se mantenga el estado de alarma. El cerrojazo, que supone un duro varapalo económico para estas empresas y sus seis mil empleados en España, tiene a pesar de todo una arista positiva, ya que brinda un pequeño respiro a los ludópatas, que ven así como desaparece una de las tentaciones a las que se enfrentan a diario en las ciudades donde estos locales han florecido durante los últimos años.

«Lo que nos traslada la gente con la que trabajamos es que el cierre de las salas de juego y las casas de apuestas con sede física facilita que no tengan recaídas. Y en las asociaciones hemos tenido que reinventarnos para mantener las terapias por teléfono o Internet», apunta Recouso.

Desde Agalure insisten en que no están en contra del juego ni plantean una ley seca, que entienden que sería igual de contraproducente que la que prohibió el alcohol en Estados Unidos a principios del siglo XX. «Nosotros no pedimos medidas restrictivas, pero nuestros usuarios sí se muestran a favor porque ven que les ayuda, lo llevan mejor», admite el psicólogo.

Galgos y fútbol bielorruso

La paralización de las citas deportivas en casi todo el planeta también contribuye a eliminar el riesgo de que el juego presencial se traslade ahora a la oferta de Internet. La liga de fútbol bielorrusa y las carreras de galgos no tienen el tirón mediático (ni publicitario) de la Champions o la NBA.

Aunque el Gobierno ha incluido entre las medidas de urgencia de la cuarentena una nueva regulación del juego on line que prohíbe los llamados bonos de bienvenida y limita la publicidad a la madrugada, en las asociaciones gallegas no han detectado por ahora que las webs se hayan convertido en el nuevo foco de atracción. «En el caso de las personas a las que asistimos en Agalure el riesgo de que acudan al juego on line prácticamente no existe, porque una de las primeras medidas que les recomendamos es que se acojan a la autoprohibición, una medida con la que ellos voluntariamente se limitan el acceso tanto a lugares físicos donde hay que presentar el DNI como a webs de apuestas en las que hay que registrarse. La mayoría de estas aplicaciones tienen un programa de reconocimiento facial para comprobar que quien accede es efectivamente el titular del DNI», aclara Recouso.

No obstante, el psicólogo recalca que la prohibición no es la solución. «Se trata de una actividad legal. Lo importante es ofrecer información y recursos a ese 3-6% de la población que puede tener problemas de adicción al juego», concluye.

Iberdrola dona 8.000 mantas a hospitales y residencias

La compañía destinará 25 millones a la lucha contra el coronavirus

La voz

Desde el inicio de la crisis sanitaria del COVID-19, Iberdrola puso en marcha diversos mecanismos para contribuir a mitigar los efectos de esta pandemia. En esta misma línea de actuación, la compañía ha comenzado a distribuir 5.500 de las 8.000 mantas que hará llegar en los próximos días a hospitales de campaña y residencias de ancianos.

En el pabellón 9 del hospital de campaña de Ifema en Madrid, se han distribuido 1.000 de las 3.000 mantas que recibirá en total el recinto ferial en las próximas semanas. La Guardia Civil ha recibido ya 500 de las 1.000 mantas que se distribuirán en hospitales de Logroño y Barcelona.

La compañía también ha entregado las 4.000 mantas donadas a la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, que se repartirán entre las residencias de ancianos de la región.

25 millones de euros

Este reparto de mantas se enmarca en el compromiso de Iberdrola de destinar, al menos, 25 millones de euros a la donación de equipamientos sanitarios en coordinación con las Administraciones públicas.

En este sentido, la actuación se suma a una compra inicial de material sanitario de primera necesidad anunciada el pasado lunes y valorada en 22,1 millones de euros, que se entregará a la Administración a mediados de abril y que incluye 450 equipos de respiración, 4,6 millones de mascarillas, 120.000 buzos de protección y 20.000 gafas de protección.

Acción global

Iberdrola ya trasladó a las consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas su programa de acción global contra el coronavirus, que incluía un plan de atención especial a los servicios hospitalarios en España con el objetivo de asegurar el mantenimiento y calidad del suministro, así como el despliegue de nuevas instalaciones destinadas reforzar el servicio.

En total, el grupo ha implementado más de 100 medidas para hacer frente a esta crisis sanitaria.

Comentarios

Cuarentena con la adicción a cuestas