Netanyahu y Gantz cierran un acuerdo para poner fin a la crisis política

El pacto, que permitirá al actual primer ministro mantenerse en el cargo un año y medio, evita las temidas cuartas elecciones

Netanyahu, el presidente Rivlin y Gantz ,en un acto en honor de Simón Peres el pasado septiembre
Netanyahu, el presidente Rivlin y Gantz ,en un acto en honor de Simón Peres el pasado septiembre

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el líder opositor, Benjamin Gantz, cerraron ayer un acuerdo para formar un Gobierno de unidad que pone fin a más de un año de bloqueo político. Israel ha necesitado tres elecciones, incontables horas de negociación y la lucha contra una pandemia para formar un Ejecutivo y evitar unos temidos cuartos comicios.

Netanyahu y Gantz rotarán en la jefatura del «Gobierno de emergencia nacional», como lo han bautizado. El actual primer ministro se mantendrá en el cargo un año y medio más, mientras enfrenta un juicio por corrupción. El opositor centrista será viceprimer ministro y titular de Defensa y en octubre del 2021 pasará a estar al frente del Ejecutivo israelí, informa Efe.

En los primeros seis meses, el Ejecutivo no podrá aprobar leyes que no conciernen a la lucha contra el coronavirus y, a partir de julio, podrá promover la anexión de parte la Cisjordania ocupada.

Gantz finalmente parece haber aceptado los hasta ahora inasumibles que impedían el acuerdo, como que Netanyahu tenga veto para nombrar al próximo fiscal general del Estado y a miembros de la Fiscalía, cuando está previsto que tenga que enfrentar un juicio por delitos de cohecho, fraude y abuso de confianza el próximo 24 de mayo.

El acuerdo también llevará a votación del Gabinete la iniciativa de paz con los palestinos propuesta por la Administración Trump, que incluye la anexión de partes de Cisjordania, y que el centrista Gantz quería que se hiciera en coordinación con la comunidad internacional.

La oposición, que hasta hace algunas semanas negociaba con Gantz la conformación de un Ejecutivo sin Netanyahu, atacó duramente el acuerdo. «Gantz aceptó que un acusado escoja los jueces que debatirán su caso. No hay límite para la desgracia», apuntó Yair Lapid, exsocio de Gantz en Azul y Blanco y a partir de ahora líder de la oposición. Ayman Odeh, líder de la Lista Unida árabe, que recomendó a Gantz para el cargo tras las elecciones, acusó al centrista de no tener el «coraje suficiente para triunfar y optó por legitimar la anexión, el racismo y la corrupción».

Otro de los partidos que pierde con este acuerdo es el ultraderechista Israel Nuestro Hogar, de Avigdor Lieberman, quien acusó al Ejecutivo de unidad de no ser el que la sociedad quería.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Netanyahu y Gantz cierran un acuerdo para poner fin a la crisis política