La UE tacha de «decepcionantes» las negociaciones «postbrexit» con el Reino Unido

Barnier reprocha a Londres la falta de una propuesta por escrito en el tema de la pesca

Michel Barnier explicó este viernes a la prensa cómo está la negociación tras la segunda tanda de conversaciones
Michel Barnier explicó este viernes a la prensa cómo está la negociación tras la segunda tanda de conversaciones

Londres / E. La Voz

El parón forzado por el COVID-19 no sirvió para que la Unión Europea y el Reino Unido acercaran posiciones en sus negociaciones para pactar una relación futura tras el brexit. Así quedó en claro tras la segunda ronda de negociaciones celebrada esta semana y en la que las partes no solo no acercaron posiciones, sino que además se reprocharon mutuamente por el fracaso. 

«Hay cuatro áreas en particular en las que el progreso esta semana fue decepcionante», afirmó este viernes el jefe del equipo comunitario, el francés Michel Barnier, en relación al escaso avance en materia de pesca, competencia, gobernanza de la futura asociación y la cooperación policial y judicial conseguido en las conversaciones, que se desarrollaron vía videoconferencia y en las que participaron cien funcionarios.

La pesca, punto fundamental

Barnier criticó que Londres no haya presentado una propuesta por escrito sobre la pesca, punto que advirtió que es fundamental. «La UE no aceptará una futura asociación económica que no incluya una solución equilibrada, sostenible y de largo plazo para la pesca», dijo.

El Gobierno británico rechaza permitirle a los pescadores comunitarios que sigan faenando en sus aguas y ha propuesto fijar un sistema de cuotas de capturas, el cual sería revisable cada año. Bruselas, sin embargo, considera que este planteamiento es casi imposible de ejecutar. 

El tema pesquero fue unas de las banderas de los defensores del brexit en el referendo del 2016, visto como una recuperación de la soberanía. Desde Downing Street han rechazado que se condicione el acuerdo comercial al tema pesquero, sin importar poner en riesgo el acceso de su poderoso sector bancario al mercado común, de donde salieron en el 2018 el 25 % de los ingresos (59.000 millones de euros). 

Hasta el 2019 en las aguas británicas faenaban 150 barcos gallegos con 1.700 trabajadores.

Tras advertir que el tiempo para conseguir un acuerdo se agota, Barnier reclamó a Londres flexibilidad y seriedad. «El Reino Unido no puede rechazar extender la transición [más allá del 31 de diciembre] y al mismo tiempo ralentizar las discusiones sobre áreas importantes», dijo.

Londres, por su parte, tachó de «insuficiente» el acuerdo comercial que le hizo Bruselas. «Lamentamos que el detalle de la oferta de la UE sobre el comercio de bienes no alcanza el precedente reciente en los acuerdos que ha acordado con otros países», declararon desde el 10 de Downing Street.

Comentarios

La UE tacha de «decepcionantes» las negociaciones «postbrexit» con el Reino Unido