El experto de Merkel sobre el covid-19: la inmunidad de grupo no funciona

La Voz

ACTUALIDAD

CHRISTIAN MANG

Defiende que el objetivo sanitario ha de ser aplanar la curva de contagios

30 abr 2020 . Actualizado a las 22:18 h.

El centro competente en epidemiología de Alemania,el Instituto Robert Koch (RKI), defiende que, en tanto no haya una vacuna contra el covid-19, el único objetivo será «mantener plana la tasa de contagios». Alerta de que apostar por la «inmunidad de rebaño» o colectiva conllevaría la multiplicación de las muertes.

El presidente del RKI, Lothar Wieler, calificó de «ingenua» la idea de dejar que el virus recorra la población para lograr la denominada «inmunidad de rebaño». Y sostuvo que si no se puede controlar el virus, Alemania sumará centenares de miles de muertos.

Según Wieler, la inmunidad de grupo, para la cual sería necesario que se contagiara entre un 60 % y un 70 % de la población, no puede ser el objetivo porque como se ha podido ver en otros países, «no funciona». Y recodó que aún no se sabe si las personas que han superado la enfermedad pueden volver a contagiarse.

«La idea de erradicar este virus sin vacuna no funcionará», defendió, y llamó nuevamente a no subestimar al covid-19 que, como recordó, provoca graves cuadros clínicos y puede dejar secuelas en muchos de los pacientes que superan la enfermedad.

Finalmente, reiteró que estamos sólo «al comienzo de un maratón» y advirtió que muchos expertos apuntan a una segunda oleada de contagios en otoño, e incluso a una tercera.Y concluyó que con una vacuna «efectiva y segura» morirán menos personas que si se contagian de forma natural con el coronavirus.

Alemania supera en la actualidad los 159.119casos de positivos confirmados.La incidencia de contagios a nivel federal se sitúa en 191 por cada 100.000 habitantes. Con todo, la tasa de letalidad es mucho más baja que la de España, Italia o Francia. Y suma 6.288 fallecimientos desde que se iniciara la pandemia.

Adiós al «oasis» alemán

L. Maya

Desde el comienzo de la pandemia global del nuevo coronavirus, Alemania ha sido un «oasis» europeo en el que el COVID-19 parecía no tener el mismo impacto. Mientras que a fines de marzo sus vecinos, Italia, España y Francia, sumaban sus muertos por miles, el país dirigido por Ángela Merkel apenas superaba las 580 defunciones. El gobierno conocía desde hace tiempo el impacto que podría tener una pandemia como la actual y el «milagro» alemán de los inicios de la pandemia tendría que ver con la aplicación de medidas previstas en un simulacro elaborado en 2012.

Seguir leyendo