Tres ministros de Bolsonaro serán interrogados por las presuntas injerencias en la Policía Federal

El presidente brasileño acusa al exminitro Moro de filtrar informes secretos a la prensa

Moro y Bolsonaro, durante una acto oficial el pasado año
Moro y Bolsonaro, durante una acto oficial el pasado año

Bogotá / E. La Voz

Más problemas para el presidente brasileño, Jair Bolsonaro. El Tribunal Supremo ha autorizado a la Fiscalía interrogar a tres de los ministros de su Gobierno, en el marco de la investigación abierta por las supuestas tentativas del mandatario de interferir en investigaciones en curso de la Policía Federal (PF).

Las graves acusaciones fueron vertidas por Sergio Moro, el popular exjuez del caso Lava Jato, que metió en prisión a algunos de los empresarios y políticos más conocidos del país, como el expresidente Lula da Silva. Moro dimitió a finales de abril  como ministro de Justicia, tras negarse a aceptar la destitución del director de la PF, Mauricio Valeixo, ordenada por Bolsonaro. Poco después el Supremo abrió una investigación en torno a sus declaraciones, que podría acabar en la destitución del presidente o en la condena del exjuez por falso testimonio.

El sábado se produjo un paso clave en el proceso. Moro prestó declaración ante las autoridades, en Curitiba. El exmagistrado acusó a Bolsonaro de querer controlar la policía de Río de Janeiro, donde dos de sus hijos, Carlos y Flavio, están siendo investigados por haber supuestamente creado un aparato de fake news y por corrupción, respectivamente. «Usted tiene 27 superintendencias de la Policía Federal» en Brasil y «yo quiero apenas la de Río», habría trasladado el presidente al exministro, vía redes sociales, según documentos filtrados por la prensa brasileña.

Moro aseguraría que tanto Augusto Heleno, ministro de Seguridad Interna, como Luiz Eduardo Ramos, ministro de la Secretaría de Gobierno, y el jefe de Gabinete, Walter Braga Netto, habrían sido testigos de esas presiones. Los tres son militares de alto rango y deberán prestar declaración en los próximos días.

El presidente acusa a Moro de mentir y de filtrar información secreta a los medios brasileños, en concreto a la cadena televisiva Globo, una de las más influyentes del país. «[Moro] es un hombre que tenía fragmentos de informes parciales que yo le pasaba. Entregar a Globo eso? Eso es un delito federal, quizás se incluya en la Ley de Seguridad Nacional», expresó Bolsonaro a medios locales.

Otra controversia

Causó también controversia la designación de nuevo director de la PF. En un primer momento, Bolsonaro eligió a Alexandre Ramagem, actual líder de la inteligencia brasileña, y su exjefe de seguridad durante la campaña electoral del 2018. El nombramiento fue muy criticado. Ramagem es considerado un amigo de la familia presidencial. El Supremo decidió cancelar la designación, la pasada semana, y el mandatario desistió, pero acabó nombrando para el puesto a Rolando de Souza, considerado como la mano derecha de Ramagem.

Este martes, el propio presidente confirmó que el superintendente de la Policía Federal en Río de Janeiro, Carlos Henrique Oliveira, dejará el cargo y pasará a la subdirección nacional del organismo, pero volvió a desmentir las acusaciones de Moro sobre la supuesta interferencia política.

Comentarios

Tres ministros de Bolsonaro serán interrogados por las presuntas injerencias en la Policía Federal