Europa llama a recuperar el espíritu de 1945 contra la pandemia

El coronavirus empaña los actos oficiales del 75°. aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial

Los Flechas Rojas, que sobrevolaron el centro de Londres, pasan sobre la estatua de Churchill
Los Flechas Rojas, que sobrevolaron el centro de Londres, pasan sobre la estatua de Churchill
J. F. Alonso
Berlín, Londres / e. La Voz

Debía haber sido un aniversario por todo lo alto, pero la pandemia de coronavirus obligó a cancelar todos los eventos y reducir las celebraciones a la mínima expresión. El vacío se apoderó en Berlín de la Neue Wache, el monumento a las víctimas de las dictaduras y los conflictos, así como de la Plaza Roja de Moscú, los Campos Elíseos de París y el centro de Londres precisamente el día en que Europa y el mundo conmemoraban los 75 años de la capitulación del Tercer Reich ante los países aliados y el fin de la Segunda Guerra Mundial. Una efeméride que marca el ocaso del nacionalsocialismo, el capítulo más oscuro de la historia alemana, y que coincide con un repunte sin precedentes de la extrema derecha y la xenofobia en todo el continente.

Ofrenda floral en la Neue Wache de la canciller Angela Merkel, el presidente Frank-Walter Steinmeier y los jefes del Bundestag, Wolfgang Schäuble, del Bundesrat, Dietmar Woidke, y  del Tribunal Constitucional, Andreas Voßkuhle
Ofrenda floral en la Neue Wache de la canciller Angela Merkel, el presidente Frank-Walter Steinmeier y los jefes del Bundestag, Wolfgang Schäuble, del Bundesrat, Dietmar Woidke, y del Tribunal Constitucional, Andreas Voßkuhle

«Desde luego nosotros podemos decir que el de la liberación es un día de gratitud. Eso sí, hemos necesitado tres generaciones para poderlo decir de todo corazón», declaraba ayer el presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, en un discurso televisado, tras depositar una ofrenda floral en la Neue Wache en presencia únicamente de la canciller Angela Merkel, el jefe del Bundestag, Wolfgang Schäuble; el presidente de turno del Bundesrat, Dietmar Woidke, y el del Tribunal Constitucional, Andreas Voßkuhle.

Con ello, Steinmeier se refería a la alocución de uno de sus predecesores, Richard von Weizsäcker, el 8 de mayo de 1985, la primera vez en la historia en que se habló públicamente de liberación. «Fue el final de la dictadura nazi, el fin de noches y bombas, de marchas de la muerte y campos de concentración, de crímenes sin precedentes y de la quiebra de la civilización que supuso el Holocausto», que acabó con la vida de seis millones de judíos, reconoció el presidente sobre una herida que el pueblo alemán aún no ha cerrado del todo y está dispuesto a mantener viva. «La memoria no es una vergüenza, el negacionismo sí lo es», defendió el jefe de Estado, lanzando así un dardo envenenado al partido ultra AfD, cuyo líder, Alexander Gauland, considera que el 8 de mayo simboliza «la derrota absoluta de Alemania, la fecha en la que el país perdió su independencia a la hora de diseñar su futuro».

La formación, que quedó tercera en las elecciones del 2017 tras capitalizar el rechazo de la población a la llegada de inmigrantes y ahora intenta hacer lo mismo con ayudas financieras a los países más afectados por el coronavirus, cuenta en sus filas con diputados que niegan el Holocausto. «Tenemos que garantizar la unidad del continente, si no lo conseguimos no somos dignos del 8 de mayo. Si Europa fracasa, lo hace también el 'nunca más', el lema clave de la guerra», insistió Steinmeier. De la misma opinión es Merkel, quien aseguró que la actual pandemia es el mayor reto desde la Segunda Guerra Mundial.

El espítitu de la generación de la guerra

Pese al confinamiento, los británicos no dejaron pasar por alto el Día de la Victoria. Así a las 11.00 hora local, miles de ciudadanos salieron a las puertas de sus casas o a sus jardines y permanecieron dos minutos en silencio en recuerdo de los millones de muertos durante la guerra contra la Alemania nazi. En su discurso con motivo del aniversario, el premier Boris Johnson pidió a los británicos que exhiban contra el coronavirus y sus consecuencias el mismo «espíritu de emprendimiento nacional» que la generación de la guerra demostró en durante la Segunda Guerra Mundial. «Sobrevivimos y triunfamos gracias al heroísmo de gente normal, hoy ancianos, que llevaron sobre sus hombros la carga de la libertad», agregó.

El príncipe Felipe y Camilla guardaron dos minutos de silencio en el monumento a la guerra de Balmoral (Escocia)
El príncipe Felipe y Camilla guardaron dos minutos de silencio en el monumento a la guerra de Balmoral (Escocia)

El príncipe Carlos encabezó el homenaje desde Escocia, que estuvo dedicado a exaltar a quienes hoy batallan contra el covid-19 y a los miles que han perdido la vida por culpa de la pandemia.

Minutos después una formación de aviones de los famosos Flechas Rojas, el grupo de acrobático de la Real Fuerza Aérea (RAF), surcó el cielo de Londres dejando tras de sí una estela con los colores de la Union Jack, la bandera del Reino Unido

Por la tarde, Carlos leyó los extractos del diario de su abuelo, Jorge VI, donde reflexiona sobre la rendición nazi, y en la BBC se emitió el discurso que Winston Churchill pronunció 75 años atrás, mientras que por la noche la reina Isabel II volvió a dirigirse a la nación para recordar el fin de la guerra mundial en el viejo continente.

Una plaza desangelada

La plaza del Arco del Triunfo de París, habituada a grandes fastos cada 8 de mayo para celebrar el fin de la Segunda Guerra Mundial, apareció este viernes desangelada. El presidente, Emmanuel Macron, tuvo que conformarse con medio centenar de asistentes todos ellos militares o autoridades (entre ellos sus predecesores en la presidencia, el conservador Nicolas Sarkozy y el socialista François Hollande), en el recuerdo del final de ese conflicto, cuando tradicionalmente el acto reúne a varios miles de personas, informa Efe.

Macron estuvo acompañado de su predecesores, Nicolas Sarkozy y François Hollande, y de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo
Macron estuvo acompañado de su predecesores, Nicolas Sarkozy y François Hollande, y de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo

Macron, que durante días se planteó la suspensión del acto, prefirió finalmente mantenerlo pese a las circunstancias y no dejar de conmemorar el recuerdo de un conflicto todavía muy presente en la mente de los franceses. El presidente quiso simbolizar el momento de unidad nacional que debe conducir a Francia a superar la actual crisis sanitaria, como 75 años antes sirvió, junto a la ayuda internacional, para derrotar al invasor nazi.

División en la ONU

La pandemia del coronavirus y las tensiones internacionales, sobre todo entre Rusia y sus vecinos europeos, marcaron  la conmemoración en las Naciones Unidas. Cerca de medio centenar de ministros y representantes de un total de 80 países participaron en una reunión por videoconferencia del Consejo de Seguridad de la ONU con el fin de recordar el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa y discutir cómo evitar nuevos conflictos.

Pese a las buenas intenciones y a los repetidos llamamientos a la paz de todos los países, la cita se convirtió en buena medida en un intercambio de acusaciones más o menos veladas entre Gobiernos, con el choque entre Rusia y las naciones del Este de Europa como el más directo.

Rusia, este viernes

Rusia conmemorará este sábado el 75 aniversario sin el tradicional desfile militar en la plaza Roja de Moscú debido al coronavirus, aunque el presidente Vladimir Putin, se dirigirá a la nación, como es tradición cada 9 de mayo, por televisión. 

La intervención de Putin, que hará una ofrenda floral en la tumba al soldado desconocido frente al Kremlin, será el punto álgido de la jornada, la fiesta nacional por excelencia en este país.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Europa llama a recuperar el espíritu de 1945 contra la pandemia