El Gobierno, sobre el reembolso de vuelos cancelados: «Las aerolíneas se van de rositas»

Consumo negocia un mecanismo extrajudicial para resolver unas 700.000 reclamaciones pendientes


El reembolso del dinero de vuelos cancelados por la crisis sanitaria se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para los consumidores. Es tal la avalancha de quejas que el Gobierno pretende activar un mecanismo extrajudicial vinculante para resolver las reclamaciones registradas.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha recordado este lunes durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, las aerolíneas tienen la obligación legal de devolver el dinero. Y ha explicado que están en conversaciones con la Agencia Estatal de Seguridad Aérea para fomentar un mecanismo que resuelva estas reclamaciones, sin necesidad de llegar al juzgado.

«No puede ser que los consumidores tengan que recorrer todo ese camino, ir a jueces y buscar abogados para recibir la devolución de un billete a la que tienen derecho, pero que ejercer ese derecho le puede costar mucho tiempo y dinero, cuestión que hace que la mayoría ni lo intente», ha lamentado Garzón, antes de admitir que se trata de un procedimiento tan costoso, la mayor parte de la gente no lo recorre y «las aerolíneas se van de rositas».

«Las aerolíneas tienen que devolver ese dinero y este ministerio va a trabajar para garantizar la devolución, porque estamos hablando de un contrato pagado, pero que no tiene la prestación del servicio», ha añadido el titular de Consumo, preocupado por la gran cantidad de reclamaciones pendientes en el ámbito del transporte. Según datos de la AESA, hay unas 700.000 reclamaciones pendientes que pueden salir a la luz a partir del final del estado de alarma.

Garzón ha reconocido que «si esto se extiende a otros sectores, estamos hablando de millones de reclamaciones» y las administraciones no tendrían capacidad ni recursos suficientes para tramitarlas de forma adecuada.

Por ello, ministerio y comunidades autónomas estarían trabajando, según anunció, en una estrategia de desescalada que impulse el sistema arbitral de consumo para hacer frente a esta «avalancha» de reclamaciones, un mecanismo extrajudicial «que funciona muy bien» y que es vinculante aunque no es obligatorio que todas las empresas se adscriban a él.

Viajes combinados

En su comparecencia, el ministro también se refirió a los viajes combinados, en los que por las características de este sector, con intermediarios, la exigencia de devolución de dinero puede hacer que operadores queden «atrapados», sin haber recibido dinero de su proveedor pero con la obligación legal de reembolsar el dinero al consumidor, provocando una suspensión de pagos o quiebra.

Por ello, ha explicado que el Gobierno ha posibilitado la negociación con el consumidor de una alternativa, ofreciendo un bono con un año de duración, con el fin de permitir un «tiempo suficiente para ajustar la situación económica de estos actores».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Gobierno, sobre el reembolso de vuelos cancelados: «Las aerolíneas se van de rositas»