Los expertos ven precipitado dar por hecho el contagio de visones a humanos

Señalan que el caso del trabajador de una granja en Holanda está en estudio y será difícil determinar si se infectó con los animales


«Según los nuevos resultados de una investigación preliminar sobre las infecciones por covid 19 en las granjas de visones, es posible que se haya producido un contagio de visón a humano. También se desprende de esta investigación que los visones pueden tener covid-19 sin mostrar síntomas». Así se pronunció el Gobierno holandés a través de un comunicado, ante la alarma desatada por el que pudiera ser el primer ejemplo de transmisión, detectado, de animales a personas. No será fácil confirmar ese extremo. En todo caso, los expertos recuerdan, una vez más, que se trata de un episodio puntual, en un contexto muy concreto, y que está por demostrar.

El profesor Juan José Badiola considera que es «una novedad relativa» porque «se sabe que los mustélidos, entre ellos los hurones y visones, son receptivos a este virus». Repasa la secuencia de los hechos: «En una granja, que es un recinto cerrado al que no se accede fácilmente, aparece un trabajador que, supuestamente, no tenía síntomas y de repente los ha desarrollado. Se sospecha que algún visón contagiado, o el ambiente de la propia granja, hubieran sido los responsables».

Subraya que el caso está en manos de investigadores de la Universidad de Wageningen, «que son muy fiables y lo están analizando». Insiste en que, de momento, es una hipótesis, y habría que hacer también «una trazabilidad al referido trabajador, por si hubiera podido estar en contacto con alguna persona que también estuviese infectada por el covid-19».

Mecanismo molecular

Pachi Clemente, director científico de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales, hace una digresión sobre el contagio: «Al final, es un mecanismo molecular. Los virus tienen una llave para entrar en las células, y las células una cerradura. En China han realizado estudios en los que han visto que esa cerradura en los gatos y en los hurones, y por extensión en este caso las de los visones, que son de la misma familia, es más parecida a la de los humanos. La de los patos, los perros o los cerdos es distinta, y el virus no es capaz de abrirla».

Observa que, biológicamente, es posible que un visón contagie a un humano: «Si infecta a otros visiones es porque está eliminando virus, por ejemplo, al toser, en la saliva. Si la deja en un comedero, un trabajador entra en contacto con ella y luego se toca... Pues podría ser». Pero será muy difícil demostrar que el origen de la infección es ese y no otro, si «viene de los visiones o de la gente con la que estuvo en contacto este trabajador en la calle. Y el mecanismo principal es siempre entre personas».

La Universidad de Wageningen confirma en su página web que la investigación está en marcha y que «se han recogido muestras de animales enfermos y sanos y también se han tomado de aire y polvo en las cercanías de las granjas». Al propio tiempo, anticipa que «no se ha encontrado ningún virus en las muestras de aire exterior».

Comentarios

Los expertos ven precipitado dar por hecho el contagio de visones a humanos