La Generalitat sube el sueldo a los altos cargos y a los expresidentes

Solo el PP votó en contra del aumento, pese a las críticas por hacerlo en la pandemia

Quim Torra, a su llegada al Parlamento catalán
Quim Torra, a su llegada al Parlamento catalán

REDACCIÓN

Mientras la Generalitat reclama fondos sin parar al Gobierno central, a costa incluso de la solidaridad territorial con el resto de España, los líderes políticos catalanes lograron ayer uno de los escasos consensos que se ven en la política de esa autonomía y sacaron adelante el decreto que regula las nuevas retribuciones de los altos cargos de la Administración regional y que lleva aparejadas mejoras salariales para los expresidentes de la comunidad y un incremento de las indemnizaciones para los consejeros que pierdan su puesto.

La decisión se tramitó como proyecto de ley el pasado mes de abril, pero fue sancionada este jueves en el Parlamento catalán. El decreto que incluye una subida del 0,9% de la asignación para exconsejeros, y la actualización de las pensiones a expresidentes de la Generalitat en un porcentaje próximo al dos por ciento, revalorización que también registrarán las nóminas de los altos cargos del gobierno autonómico, que en muchos casos mejoran a los de la Administración central.

Pese a las numerosas voces críticas de todos los partidos de la oposición, lo cierto es que solo uno de ellos, el PP (cuatro diputados) votó en contra, mientras que el resto de la oposición optó por la abstención, que igualó los 65 síes aportados por Junts y Esquerra Republicana.

El diputado de Ciudadanos Dimas Gragera indicó que aprobar una subida de sueldo para los expresidentes a través de este decreto supone, en sus palabras, reírse de la oposición y de la ciudadanía, y pidió a los responsables autonómicos centrarse en aprobar medidas para el Covid-19 porque «subirle el sueldo a Mas y Montilla es totalmente incompatible», en referencia a los expresidentes de la Generalitat Artur Mas y José Montilla.

Gragera aseguró que Cs registrará próximamente una ley para suprimir los privilegios de ex altos cargos: «Que el único privilegio que tenga un presidente cuando cese de su cargo sea como mucho conservar el pin y sentarse delante en los actos».

La diputada del PSC Alicia Romero tildó de impresentable la subida de sueldo a expresidentes: «En un gobierno que querría ser de izquierdas tocaría el diálogo, la contención y las medidas, no subir el sueldo a altos cargos».

Iglesias insiste en que la sentencia de los Jordis es injusta y pide su indulto 

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, declaró la guerra al poder judicial hace meses y siempre se ha mostrado especialmente beligerante con las resoluciones sobre el desafío secesionista. Como se temía Pedro Sánchez antes de sellar el acuerdo de coalición, la postura del líder de Podemos pone en un brete la estrategia del PSOE y es claramente contradictoria, abogando por la vía del diálogo y un referendo pactado.

Así, Iglesias tildó de «enormemente injusto» que el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, estén en la cárcel, y se mostró partidario de estudiar las peticiones de indulto que lleguen: «No deberían estar en prisión en ningún caso». «Voy a defender no solamente el diálogo, sino que se dé un salida lo antes posible a algo que me parece enormemente injusto. Soy consciente de que están en la cárcel porque los jueces así lo han decidido y que todo el mundo debe cumplir la ley aunque no te guste una sentencia o te parezca injusta», afirmó.

Ante esta situación, Iglesias defendió «explorar mecanismos que permitan, en el marco de la legalidad, tratar de corregir una situación que es injusta». Si hay solicitudes de indulto, ha señalado, «habrá que estudiarlas con mucho cuidado», defendió el vicepresidente segundo.

Comentarios

La Generalitat sube el sueldo a los altos cargos y a los expresidentes