Alemania rescata a Lufthansa con 9.000 millones

El Estado se convierte en su principal accionista con el 20 % del capital


redacción / la voz

Suma y sigue. El Gobierno alemán se ha propuesto mantener a flote e intacta su economía al coste que sea, por eso hoy el Ejecutivo de Angela Merkel anunció una nueva lluvia de millones para salir al rescate de su aerolínea de bandera: Lufthansa. El gigante, que perdió solo en el primer trimestre unos 1.200 millones de euros, recibirá una inyección de 9.000 millones para poder seguir operando (600 de ellos con participación privada de bancos). «Antes de la pandemia del coronavirus, la compañía tenía buena salud, era rentable y tenía buenas perspectivas de futuro», alegó el ministerio de Economía en un comunicado. Esos son los argumentos en los que se apoyan para justificar el acuerdo. Según las informaciones que han trascendido, el Estado se convertirá en el principal accionista del grupo con el 20 % del capital en sus manos. Eso sí, tal y como exigió la Comisión Europea, se retirará del accionariado hacia finales del 2023. La medida, por tanto, será temporal.

Poder de voto limitado

La recapitalización de la empresa podría generar polémica por los términos en los que se ha firmado. El Gobierno alemán dispondrá de dos asientos en el consejo de supervisión de la firma, pero ha dispuesto todo lo necesario para limitar al máximo su poder de voto en las decisiones empresariales, una maniobra que podría contrariar el recién revisado marco temporal de ayudas de Estado en el que las autoridades europeas exigen rendición de cuentas y compensación proporcionada a los contribuyentes.

Por el momento, Lufthansa se ha comprometido, a cambio de recibir el cuantioso cheque, a cumplir con un programa de sostenibilidad que incluiría la obligación de renovar su flota de aviones y poner coto, como exige la legislación comunitaria, a los dividendos de su junta directiva.

La aerolínea germana se suma así al cada vez más nutrido grupo de compañías que han tenido que recurrir al Estado para evitar la quiebra. Su competidora Air France-KLM llegó a un acuerdo con el Gobierno galo y el Ejecutivo holandés para recibir 11.000 millones de euros. La nueva Alitalia, por su parte, dispondrá de 3.000 millones de euros del Estado italiano para seguir volando. Las españolas Iberia y Vueling (del grupo IAG) por ahora se resisten a aceptar las condiciones del rescate y sobreviven con una línea de créditos de 1.000 millones de euros.

Las aerolíneas, a un pistoletazo de Bruselas de ser nacionalizadas

c. porteiro

Iberia y Vueling se resisten al rescate público y optan por estirar los créditos ICO

La supervivencia de las aerolíneas está en el aire. Los gigantes del cielo europeo están a escasas semanas, si no días, de quedarse sin combustible financiero a causa de la pandemia. Por eso algunos Gobiernos como el alemán ya preparan planes de aterrizajes de emergencia.

Más allá de bombear dinero con créditos blandos, Berlín prepara una intervención pública de gran envergadura para salvar a su coloso, Lufthansa. La compañía, que obtuvo ingresos por 36.424 millones de euros en el 2019, está al borde de la asfixia y necesita un salvavidas de casi 10.000 millones de euros para garantizar su futuro a corto y medio plazo. El acuerdo está cerrado y podría dejar en manos del Estado el control del 25 % del accionariado, según Der Spiegel. El Ejecutivo alemán podrá bloquear cualquier plan de reestructuración futuro en la empresa y sus filiales (Austrian Airlines, Brussels Airlines y Swiss Airlines) y dejará a directivos sin primas y a accionistas sin dividendos. Por el momento el grupo ya ha reducido la flota y ha cerrado la aerolínea de bajo coste, Germanwings. Berlín tampoco ha escatimado en costes para rescatar con 550 millones de euros a la compañía Condor.

Seguir leyendo

Comentarios

Alemania rescata a Lufthansa con 9.000 millones