Bruselas exige avances a Londres en las negociaciones «postbrexit»

El alcalde de Londres rompe la disciplina laborista y pide extender el período de transición

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, a la salida de una reunión con el comité Cobra
El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, a la salida de una reunión con el comité Cobra

Londres / E. La Voz

La paciencia de la Unión Europea (UE) con el Reino Unido se está agotando. Así lo dejó claro este lunes el jefe del equipo negociador comunitario, Michel Barnier, quien reclamó de las autoridades británicas avances concretos en las conversaciones para definir la relación futura tras el brexit o asumir las consecuencias de una separación abrupta. 

«El Reino Unido ha estado dando un paso atrás, dos pasos atrás, tres pasos atrás, sobre los compromisos originales (…) Nos acordamos claramente del texto que negociamos con Boris Johnson y queremos que lo cumpla, si eso no ocurre no habrá acuerdo», afirmó el francés horas antes del inicio de la cuarta ronda de conversaciones para pactar los nexos tras el divorcio. Esta nueva fase de negociaciones se da a menos de un mes para que venza el plazo que las partes se dieron para decidir si siguen tratando de buscar un pacto, si extienden el actual período de transición o si optan por una ruptura dura.

Sin embargo, la advertencia de Barnier parece no haber servido para que Londres mueva ficha. Desde el 10 de Downing Street calificaron de «sin precedentes» y «desequilibradas» las exigencias europeas de incluir en el tratado comercial asuntos como el derecho para que los pescadores comunitarios puedan seguir faenando en las aguas británicas o para que el país siga alineado a las normas del club.

«La Declaración Política establece el alcance potencial de la relación futura (…) Cualquier acuerdo tiene que ser equilibrado para ambas partes. Sin embargo, en el campo de juego [la mesa de negociaciones] la UE ha insistido en incluir un conjunto de propuestas nuevas, sin precedentes y desequilibradas que vincularían al Reino Unido con la legislación o a las normas de la UE o impondrían el control sobre nuestros regímenes jurídicos internos. Estas propuestas no tienen precedentes en los acuerdos de libre comercio y no están en la Declaración Política», declaró el portavoz del Gobierno. 

Rompiendo filas

Mientras Bruselas y Londres parecen ser incapaces de acercar posiciones, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, aprovechó para pedirle a Boris Johnson que deje a un lado la terquedad y que acepte extender el período de transición a dos años y evitar así un brexit abrupto. 

«Las negociaciones del Gobierno con la UE tiene pocas probabilidades de progresar y terminar en acuerdos. Una extensión de la transición es algo que urge para darle a los empresarios la certeza de que no estaremos al borde del precipicio en seis meses», declaró en una carta que envió este lunes al Gobierno. Una iniciativa que rompe con la línea de su partido. En mayo el líder laborista, Keir Starmer, rechazó pedirle al premier una prorroga de la transición por considerar que aún hay tiempo para llegar a un acuerdo.

Comentarios

Bruselas exige avances a Londres en las negociaciones «postbrexit»