Graves disturbios en Londres entre manifestantes que intentaban tirar la estatua de Churchill y defensores

Al menos quince personas resultaron heridas, según la Policía

Un manifestante traslada a otro que resultó herido en las protestas en Londres
Un manifestante traslada a otro que resultó herido en las protestas en Londres

La Voz

Varios miles de manifestantes se concentraron este sábado en el centro de Londres para protestar contra el movimiento Black Lives Matter y en varios momentos se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, a las que llegaron a lanzar botellas y otros objetos contundentes. La Policía respondió con gas lacrimógeno y cargas con porras y a caballo.

La contramanifestación tenía el objetivo declarado de «proteger» las estatuas levantadas en torno al Parlamento británico, como la del ex primer ministro Winston Churchill, protegida con unos paneles para evitar ataques como los sufridos por otros monumentos durante las protestas antirracistas de los últimos días en la capital británica.

Tras los incidentes, la ministra del Interior británica, Priti Patel, condenó la violencia «meridianamente inaceptable». «Cualquiera que haya perpetrado actos de violencia o vandalismo debe afrontar toda la fuerza de la ley. La violencia contra nuestros policías no será tolerada», apuntó.

Las autoridades habían pedido a la población que no participase en las manifestaciones convocadas para este sábado debido al riesgo de violencia. «No salgáis a la calle para protestar en los próximos días», llegó a publicar el alcalde londinense, Sadiq Khan, que reiteró su apoyo al movimiento Black Lives Matter.

Los vídeos difundidos en redes sociales muestran a aficionados al fútbol bebiendo, coreando el nombre de Inglaterra y el himno británico y haciendo el saludo nazi y amenazando a los periodistas que cubrían el acto.

El primer ministro, Boris Johnson, tildó de «absurdos y vergonzosos» los actos vandálicos contra la estatua de Churchill al destacar sus «logros en la lucha contra la tiranía fascista y racista» en la Segunda Guerra Mundial.

Algunos miembros del grupo de extrema derecha Britain First acudieron a la plaza del Parlamento para, según afirmó a los medios su líder, Paul Golding, cuidar de los monumentos.

Como medida de precaución y para evitar incidentes entre los grupos, la Policía impuso a Black Lives Matter una zona específica para manifestarse, entre la plaza de Trafalgar y Hyde Park. La medida no evitó peleas y cargas policiales en la guerra de las estatuas. Según la policía, hubo al menos una quincena de heridos.

En los últimos días, también ha habido pintadas sobre la estatua de la reina Victoria (1819-1901) en Hyde Park, donde se han podido leer palabras como «racista» o «asesina», mientras que la del comerciante de esclavos Edward Colston (1636-1721) fue arrancada en Bristol y arrojada al agua en el puerto de esta ciudad inglesa.

Comentarios

Graves disturbios en Londres entre manifestantes que intentaban tirar la estatua de Churchill y defensores