Ana Pastor gana fuerza frente a Álvarez de Toledo como la voz del PP en el Parlamento

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

Pool | Europa Press

La exministra y expresidenta del Congreso gana apoyo tras su papel en el decreto de medidas urgentes y en la Comisión para la Reconstrucción

27 jun 2020 . Actualizado a las 15:44 h.

«Soy una vieja rockera que sigue aquí al pie del cañón». Así se definió ayer Ana Pastor, exministra de Sanidad y ex presidenta del Congreso, 24 horas después de su intervención desde la tribuna del Parlamento, la primera en varios años, que simboliza el nuevo tono del PP en lo que afecta a la pandemia del covid-19.

Su elección como portavoz popular en el debate sobre el decreto de medidas urgentes frente al coronavirus, en el que defendió el apoyo de su partido en un tono moderado no exento de crítica, unida a su protagonismo en la Comisión para la Reconstrucción, siempre en tono de consenso, marcan una clara línea divisoria con el discurso de máxima confrontación sin espacio para el diálogo que venía sosteniendo la portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo.

La solidez mostrada en el debate por la veterana diputada popular, que acumula ocho legislaturas en el Congreso, ha elevado aún más el respeto ganado en el Grupo Popular y entre sus propios rivales políticos por su capacidad negociadora, primero como titular de Sanidad, luego como presidenta del Congreso y ahora como vicepresidenta segunda de la Mesa.